Exodo Lección 18 Capítulo 20 continuación 1

Éxodo

Lección 18 Capítulo 20 continuación 1

Hoy nosotros continuamos un profundo y detallado vistazo a lo que entre la Iglesia es llamado Los Diez Mandamientos. ¿Cómo puede ser que tal icono estándar de la Iglesia Cristiana como lo son los 10 Mandamientos sea etiquetado como controversial? Eso fue lo que comenzamos estudiando la semana pasada en nuestro estudio de Éxodo capítulo 20. Y, lo que descubrimos es que aun cuando el título “Los Diez Mandamientos” en sí mismo no solo es hecho por hombre y NUNCA aparece en la Biblia,  la palabra “mandato” o “mandamientos” es mitzvah. Y mitzvah quiere decir “resolución”, como un juez dando un fallo en un asunto legal. Un mitzvah no es técnicamente la ley original, NO es un mandato.  

En vez, la palabra  dabar es usada. Y, dabar quiere decir, “palabra”. Así que, la traducción griega de esta frase hebrea es correcta: Decálogo, queriendo decir 10 palabras. Esto no es menor; porque los tan llamados 10 Mandamientos abarcan declaraciones de hechos de parte del Señor; los mismos son principios originales de donde todas las siguientes leyes de la Torá deben salir.

La 2nda controversia que discutimos se refiere a la enumeración de los mandamientos o palabras. Y nosotros encontramos que en la Escritura original el primer mandamiento NO era “no tendrás dioses delante de mi”; más bien era “Yo soy Jehová tu Dios quien te trajo fuera de la tierra de Egipto”. Así que la primera declaración o principio de Dios es identificarse Él Mismo como YHWH. Esto era sumamente importante y necesario porque todos los dioses tenían nombres, y uno necesitaba saber CUÁL dios estaba comunicando sus instrucciones. Y por lo tanto el dios de los hebreos le dio a su pueblo de Israel SU nombre: Yud-Heh-Vav-Heh. Nosotros no vamos a entrar en una larga discusión acerca de cómo pronunciar su nombre porque hay varias opiniones razonables; pero como los judíos pararon, acerca de 300 Antes de Cristo, pronunciando el nombre del Señor y los sonidos de las vocales usados han sido perdidos, por lo tanto es difícil para cualquiera reclamar con certeza que ellos saben cómo fue verbalizado.  

El “no tener otros dioses delante de mi” fue el 2ndo mandamiento original. Alguna vez antes del exilio de Babilonia, los judíos pararon de tratar “Yo soy Jehová tu Dios….” como el 1er mandamiento. Al acercarse el Periodo del 2ndo Templo fue nuevamente excluido, y esto ha sucedido a través de los siglos. Más tarde, los cristianos adoptaron la tradición judía y el formato de hacer del 2ndo mandamiento como el primero pero por razones completamente diferentes; el 1er mandamiento original explícitamente dirige estos 10 mandatos a Israel; y, como Constantino había oficialmente declarado a la Iglesia como una religión gentil la mención de Israel tenía que ser removida si la nueva Iglesia anti-judía iba a considerar los 10 Mandamientos como pertenecientes a los Cristianos.    

Bueno, las controversias no terminan aquí. Hoy nosotros vamos a tener que tomar los mandamientos actuales, o mejor “palabras” y vamos a profundizar en el significado original que tenían dentro la cultura hebrea en la cual fueron dados.  

Permítanme decirles de frente que nosotros vamos a estar tratando con algunos temas difíciles y sensibles en las próximas semanas. Es mi meta discutirlo en la manera menos ofensiva y amorosa y honesta posible con ustedes. Aunque….nosotros no podemos evadir los retos que estos principios representan, ni tampoco podemos simplemente continuar diciendo por un lado cuanto uno cree en estos principios Bíblicos de Dios e ignorar los otros. Y tampoco nosotros podemos honrar nuestras preciadas  tradiciones familiares……ya sea tradiciones judías o cristianas gentil…..sobre el simple significado y expresión de la Sagradas Escrituras, especialmente cuando aparecen estar en conflicto.  

En algunos casos habrá lo que yo creo que son respuestas y soluciones bastantes definitivas; en otros casos habrá una profunda sombra gris que permanecerá. Pero en todo caso yo quiero que nosotros salgamos de aquí hoy amando al Señor y los unos a los otros tanto o más que cuando entramos aquí.    

Volvamos a Leer EX. 20:2

La primera Palabra:
Aquí Dios, Jehová, está diciéndole claro a Moisés y a Israel quien está hablando. Recuerda, que en aquel momento el pueblo de Israel todavía no entendía completamente el concepto que había solo Un Dios en toda la existencia. Y, Jehová está también declarándolo muy claramente, que Él es el Dios de los hebreos, el mismo que azotó a Egipto, rescató a Israel de Egipto, y los trajo allí, al Monte Sinaí. Y, por lo tanto, es ISRAEL con el cual ÉL está haciendo este pacto, nadie más. Pero, nosotros vamos a encontrar al seguir estudiando el Pacto de Moisés que forasteros, gentiles, pueden UNIRSE a Israel, y ellos deben ser considerados como ciudadanos de 1era clase. En otras palabras, este pacto es con Israel y todos los que se unen a Israel. Esto francamente, no es nuevo. Esta provisión para los no-Israelitas de ser unidos, injertados a, siendo adoptados por, Israel, también eran parte del pacto de Jehová hecho con Abraham.  

El Señor está haciendo otra cosa muy clara, y todo lo que nosotros necesitamos tener presente: aquellas personas a las cuales el Señor ha redimido tienen obligaciones con Él. Entre esas obligaciones esta la lealtad y obediencia a Sus principios y ordenanzas. Esto trae a la mente un principio que en ocasiones olvidamos: los mandamientos de la Torá, y todas las instrucciones de la Biblia (incluyendo aquellos de nuestro Salvador) son SOLO para los redimidos. El seguir los principios y mandamientos del Señor sin PRIMERO ser redimidos es la definición verdadera de legalismo. Pero para una persona salva seguir los mandamientos del Señor es la respuesta normal y esperada.  

Hay otro principio subyacente en juego: como resultado de nosotros aceptar la redención del Señor, nosotros tomamos ciertas obligaciones que el resto del mundo no tiene. Jehovah dice: Yo te traje fuera de la esclavitud, y ahora ESTO es lo que Yo espero de ti. Yo no les puedo decir cuánto me deprime que tantos creyentes honestamente piensan que su redención es el último “trabajo” u “obligación” que tienen para con Dios. Porque nuestra redención  no es un trabajo de nosotros mismos o cualquier otro hombre en primer lugar: nuestra redención es 100% trabajo del Señor.  

Volvamos a Leer EX. 20:3-6

La Segunda Palabra:
Este debe ser recordado como uno de los mandamientos más importantes de todos los mandamientos; y como uno que probablemente es el principio más consistentemente transgredido por el pueblo de Dios a través de la totalidad de la Biblia. Y esto es porque la naturaleza insidiosa de idolatría se muestra en maneras que la gente del tiempo de la era de la Biblia, ni nosotros la era moderna, espera.     

Observa como hay 4 principios identificables establecidos en la 2nda palabra: a) ningún otro dios, b) no harás imágenes o símbolos de deidades, c) no adorarás imágenes o símbolos, y d) hay castigo por violar los 3 principios anteriores Y este castigo va a ir más allá de tu tiempo y va afectar a tus hijos. AL Jehovah decirle a Israel que no deben tener otros dioses NO es solo un pintoresco decir. El pueblo hebreo ABSOLUTAMENTE creía que había otros dioses en existencia….dioses que eran otros dioses para otras naciones y personas. En este momento, lo que Israel entendió de lo que Dios quería decir de esto era, que ÉL debía ser el único Dios que se les permitía a ellos tener.   

LO que es clave para poder entender la 2nda Palabra es que aun cuando la prohibición en contra de imágenes grabadas y representaciones ciertamente aplica a cualquier deidad, real o imaginaria, esta declaración absolutamente INCLUYE, y de hecho puede referirse primordialmente a, el hacer representaciones del Dios de Israel. Y la razón para esta prohibición en contra de estas imágenes de dioses tiene dos caras: primero NINGUNA representación de Jehová puede posiblemente ser adecuada o suficientemente santa. Y, segundo, el Señor No es de este mundo y por lo tanto no hay nada que un hombre pueda hacer con sus manos o mente, y nada que pueda existir en un ámbito físico que podrá captar la imagen de Dios. El Señor NO es una parte de esta creación. ÉL NO es físico. Él está por encima de todas las cosas ya que es el hacedor de todas las cosas; Él es completamente diferente a cualquier otro ser, o entidad, o cosa. Por lo tanto cualquier intento de representación de SU imagen es pura locura, errónea, y aquí en Éxodo 20 ÉL lo llama en contra de Su voluntad.  

Ahora, esta (la 2nda Palabra) me confronta a mí personalmente…. (Y tal vez a ustedes también)…..y en alguna manera me gustaría que no fuese así. Se nos dice en los versos, bastante claro, que NO hagamos ninguna representación de Deidad (y ciertamente NO de la Santa Divinidad) que incorpora una representación de cualquier cosa en los cielos, cualquier cosa que vive en la tierra, o cualquier cosa que vive debajo del mar. Este era un concepto revolucionario para el mundo en aquel momento, y los hebreos realmente no sabían cómo tomar este mandamiento. Todo dios corrupto conocido desde el tiempo de la humanidad, justo hasta el tiempo de Éxodo, tenía algún tipo de representación familiar visible….y de hecho demandaba tal representación….basado en alguna criatura u objeto que ocurría en la naturaleza.  Típicamente era una estrella, o el sol, o la luna creciente, o un animal de alguna clase…..y en muchos casos era en forma humana, o en una forma hibrida humana-animal. La mente de esa era pensaba que si uno no tenía una imagen de dios visible para adorar, ¿cómo iba ser posible adorar?

Aun cuando muchas veces el animal u objeto escogido para representar a un dios en particular era lo que la gente realmente visualizaba como era que ese dios se veía, en ocasiones era que la forma sencillamente representaba un atributo o habilidad de ese dios. Un toro representaba fuerza. Un sapo representaba las cualidades de la vida de agua. El águila representaba la noble majestuosidad. En ocasiones si un dios tenía múltiples atributos varios símbolos podían ser usados para la misma deidad. Los símbolos para el mismo dios podían variar de región a región y podían cambiar con el tiempo y era propenso a reflejar las tradiciones culturales de la sociedad.     

Pero aquí por primera vez un dios, Jehová, hace una instrucción inflexible que absolutamente NINGUNA representación, ningún símbolo, de ninguna clase debe ser hecho de SU Persona. Probablemente nadie en este salón estaría en desacuerdo con esta interpretación de este mandamiento.  

Si nosotros miramos hacia atrás a la historia vemos que solamente RARA VEZ un nuevo símbolo se presenta. Los humanos han probado ser mejores imitadores que creadores. La mayoría de las veces una cultura simplemente adopta un símbolo de otra cultura o de una antigua, quizás haciendo un cambio menor  en el símbolo para así hacerlo propio, y luego le conecta significado al mismo. El tiempo pasa y prontamente el nuevo usuario de ese antiguo símbolo pierde cualquier idea de dónde vino por primera vez o que de ninguna manera es un invento único de su cultura. Tal es el caso con los símbolos, que por alguna razón la humanidad simplemente no puede estar sin ellos. El hombre es una criatura orientada hacía lo visual.  

Ishtar era la diosa de la fertilidad (de hecho, ella también es, tristemente, el origen del nombre y de muchas tradiciones para EASTER). Ella tenía muchos símbolos pero el más predominante era el conejo. En general esos que adoraban a Ishtar NO creían que ella era, ni tampoco se parecía a un lindo conejito. Más bien por muchas razones obvias el conejo era simplemente un símbolo apropiado del atributo primario de Ishtar: la fertilidad.

Ishtar es solo el nombre en Europa Occidental para Astarte; Astarte es un nombre griego para la diosa Bíblica Cananea Ashtoreth. Son todas la misma. Las Escrituras nos muestran que este dios conejo imaginario Ashtoreth era un problema constante para Israel porque de tiempo en tiempo los hebreos comenzaban la adoración a Ashtoreth y naturalmente Jehová condenaba esta práctica (y a Israel por adorarla). Ahora, yo dudo que cualquiera estuviese en desacuerdo que esto es un excelente ejemplo de lo que Dios está hablando en su prohibitivo mandamiento en contra de manufacturar y usar símbolos e imágenes.  

Hasta ahora, todo bien; pero, aquí es dónde se pone difícil. Cuando yo estaba investigando sobre la historia de los símbolos, particularmente aquellos que usan representaciones de animales, me impactó uno de mis símbolos más preciados y favoritos; uno al cual yo asocio con mi fe, el pez…..un animal del mar. Yo comencé a meditar ¿y, yo pensé bueno, ciertamente cuantos de nosotros tienen símbolo del pez en sus carros, en sus cuellos, o como un marcador para el libro, o quien sabe en que otro lugar? Y, yo pensé, bueno, ciertamente posiblemente no puede tener ninguna conexión con el significado del 2ndo mandamiento. Después de todo nosotros no adoramos ese símbolo de pez. Pero mientras más seguía leyendo y volví a leer el 2ndo Mandamiento, y lo busqué en el hebreo original, y examiné documentos Bíblicos de estudiosos acerca del mismo; luego fui a sitios web donde tenían varias explicaciones sobre el supuesto origen del símbolo del pez; repasé numerosos artículos en publicaciones cristianas que explicaban lo que el pez simbolizaba, y artículos que refutaban lo que otros reclamaban, el asunto se puso bastante confuso…..y la sabiduría  del principio del 2ndo mandamiento de Jehová comenzó a estar más claro para mí.     

Al final yo no puedo negar que el símbolo del pez al que yo tanto amaba podía ser algo que debía reconsiderar; ¿Acaso podía ser algo que yo debía reconsiderar; pudiese realmente transgredir el espíritu, si no la letra, del principio de la 2nda Palabra?  Todos ustedes saben de cual símbolo de pez yo estoy hablando, así que no lo tengo que explicar. Por lo tanto me gustaría que ustedes consideraran esto: ¿Alguna vez han visto ese mismo pez con pequeñas patas añadidas y la palabra “Darwin” escrita en el medio del mismo? El mismo ha llegado a ser un símbolo anti-cristiano muy popular usado para combatir el símbolo cristiano del pez. La idea es similar a capturar la bandera del enemigo, profanarla, y luego exponerla para humillar al enemigo. Así que, algunos cristianos astutos vinieron con la idea de otro símbolo que tenía un Pez Grande con la cruz, comiéndose un pez pequeño con la palabra Darwin. Una profanación merece otra profanación, ¿verdad? Aun cuando eso es bastante graciosos, ¿qué exactamente esto nos muestra sobre la idealista posición que este símbolo tiene en nuestros pensamientos y en nuestros corazones cuando nosotros peleamos por ellos, y nos ponemos en este juego con los no creyentes?  

Yo estoy seguro que ustedes se han dado cuenta que muchas variaciones de esos símbolos de pez ahora han sido creados. Algunos son un solo contorno del pez. Otros  tienen la palabra “Jesús” en inglés escrita. Y otros tienen todavía letras griegas que transliteradas al alfabeto en inglés, I-X-Q-U-S, en el medio del pez. De hecho: ¿Alguien sabe lo que esas letras quieren decir? (contestación) es un acróstico. El mismo toma las primeras letras, en griego, de cada palabra en la frase  “Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador”, y forma una palabra. En otras palabras, en griego, es Icthyus y quiere decir…..íPEZ!! Así que, es bastante difícil ignorar que a) ese símbolo ciertamente es un pez, y b) en lo que concierne a muchos creyentes, ese pez en lo que respecta es representativo del Mesías.  

Mi punto no es señalar al símbolo de pez, sino que es sencillamente un ejemplo que está en uso común; así que respire profundamente por un momento hasta que coja otra cosa. Yo también he escuchado muchos de mis amigos católicos defender su uso de estatuas de Cristo, diciendo que ellos no adoran esas estatuas ni tampoco piensan de alguna manera que esos pedazos plásticos tienen una esencia de Salvador. Probablemente.  Pero yo puedo contar las veces que yo personalmente he observado a personas orando sobre esas estatuas, besándola, derramando lagrimas sobre ellas; o el número de veces que he escuchado un anti-católico profanar una de esas estatuas e incitar un conglomerado.   

Al entrar al estudio del Tabernáculo del Desierto en Levítico, y veamos el diseño del mismo y los varios altares e implementaciones que debían ser usados, nosotros vamos a ver que cada uno de esos artículos fue ordenado por Dios y dados detalladamente, para que fuesen construidos exactamente como fue ordenado. Además, NI UNO solo de estos artículos fueron nunca diseñados para representar a Jehová: ni el Padre, ni el Hijo, ni el Espíritu Santo. Ninguno de estos era simbólicos de la Divinidad. Algunos ERAN representativos, hasta cierto grado, de Sus atributos de Santidad y Misericordia entre otros. Pero su propósito principal era enseñarle a Israel acerca de la santidad del Señor y representar una realidad futura…un anuncio de cosas que serían logradas por el Mesías. Lo que nosotros vamos a notar cuando estudiemos el Tabernáculo es que ninguno de estos símbolos viola el principio de la 2nda Palabra: nada en el Tabernáculo usa representaciones de animales, criaturas de mar, o humanos, o estrellas o lunas que simbolizan a Dios. Jehová Mismo diseñó todas las herramientas, instrumentos, y altares en el Tabernáculo del Desierto especialmente para un propósito, el cual era la enseñanza de principios y el anuncio de eventos futuros….NO como representaciones de la fe hebrea o de ÉL.     

El problema es este: nosotros preferiríamos creer que nosotros PODEMOS en nuestra complejidad moderna, hacer o comprar nuestra propia representación de Dios o símbolos de nuestra fe porque nosotros nunca dejaríamos de nosotros mismos mirar ese símbolo como un objeto de adoración, o como realmente Dios. Aun así, la naturaleza humana es tal que algún elemento de que eso ocurra es casi inevitable. Los Israelitas nunca pudieron parar de volver atrás a la adoración de ídolos.

Pero la adoración a un símbolo no es necesariamente el único asunto que enfatiza el 2ndo mandamiento.  Dios no dijo: Yo les doy permiso para que sigan adelante y hagan estos símbolos de fe y de Deidad PROVISTO que ustedes eviten adorarle. EL dijo: Primero, no hagan ningún símbolo y Segundo, no adoren ningún símbolo. Él nos dio esas dos instrucciones porque, sobre cualquiera o cualquier cosa, Él conoce la naturaleza humana. Nuestro Creador conoce ese primer paso, el hacer los símbolos, inevitablemente nos lleva al paso dos, la adoración de símbolos a un grado u otro.    

Permítanme darle una analogía familiar que es aceptada dentro de muchas denominaciones cristianas: nuestros pastores nos advierten de no apegar mucha importancia a  nuestros trabajos, riquezas, nuestros carros, pasatiempos o cualquier otra cosa. ¿Por qué? Porque el peligro es que nosotros vamos a poner la importancia de esas cosas……la importancia de aun nuestras familias…..SOBRE Dios. Y se nos dice (y la mayoría de nosotros con todo derecho aceptamos) que cualquier cosa que pongamos sobre o aun en el mismo nivel de la importancia de Dios en nuestras vidas es idolatría. ¿Verdad? Son estas excesivas cosas importantes las que llegan a ser nuestros dioses. Y cuando la mayoría de nosotros escuchamos hablar a nuestros pastores de esto en lo profundo de nuestro corazón sabemos que es cierto. Nosotros lo odiamos; desearíamos poder controlarlo. Nuestras intenciones no era hacer de mi pasatiempo algo más importante que seguir a Dios, pero poco a poco llegó a ser de esa manera. Nuestra intención no fue que nuestras ganancias de dinero fuesen más importante que Dios, pero poco a poco llegó a dominar nuestras vidas. Y aun cuando nosotros sí ponemos más importancia a ganar y gastar dinero que a Dios, a nosotros no nos GUSTA pensar que estamos adorando esas cosas, pero sí lo es. De la misma manera trabaja para los símbolos.

Y, por cierto, algunas de las enseñanzas hebreas de los sabios de antiguedad que han sido encontrados están de acuerdo que el HACER  los símbolos y la ADORACIÓN de los símbolos son dos instrucciones y asuntos apartes. Jehová sabía que tales símbolos serían causa de discordia, sino de total indignación y odio entre la gente y las naciones que veneran sus símbolos FAVORITOS, pero oponen los símbolos de otros que son ofensivos a ellos. Guerras han comenzado por causa de símbolos.    

Nosotros aún tenemos batallas DENTRO de la iglesia por causa de símbolos. Las denominaciones protestantes constantemente critican y degradan el uso de la cruz en la iglesia Católica porque usualmente tiene a Jesús, y los protestantes no les importan la proclividad de los católicos de llenar sus casas de adoración con estatuas de Jesús, María y los Santos. Los católicos critican a los protestantes por el uso de solo la cruz o la cruz triple, e interesantemente, por el uso del símbolo del pez. Varias denominaciones Protestante constantemente riñen el uno con el otro por usar, o no usar (dependiendo el caso), la cruz triple, banderas colgando del santuario, y muchos más iconos o símbolos que no vamos hablar ahora. Los judíos ven la Cruz como algo terriblemente ofensivo porque, para ellos, no es nada más que una cruel herramienta de ejecución usada para matar literalmente a millones de su gente. La mayoría de los cristianos ven la Estrella de David como un símbolo judío que ha sido abolido o sin ningún significado; o peor aún, como un símbolo obsoleto de un pueblo que rehúsa aceptar a Cristo o más bien participaron en matarlo. En ocasiones nosotros conectamos el término SAGRADO a nuestros símbolos….en otras palabras el símbolo mismo toma tal importancia que nosotros actualmente conectamos algunas medidas de santidad al mismo debido a lo que decimos que representa; ¿así que les sorprende por qué varios de estos símbolos provocan tal emoción y discordia entre grupos opuestos? Y, ¿porqué es que Dios habla en contra de los mismos?   

Jehová sabía que aun cuando unos pocos entre los más fuerte en la fe posiblemente iban a poder hacer de los símbolos algo simbólico de su fe (sin tampoco hacerlos objetos de adoración), la realidad es que un número sustancial de adoradores no eran tan fuertes. La solución de Dios: en primer lugar no los hagas. Él no los ve como honrándolo a Él. En ningún lugar el Señor define un símbolo de su Deidad y luego dice ahora pelea hasta la muerte para protegerlo. No importa la buena intención, el hacer estos símbolos puede hacer del lado negativo uno mayor que el lado positivo.   

Ahora yo fácilmente reconozco cuanto tiene que ver con obedecer la LETRA de esta instrucción hablada por Dios, lo que es prohibido parece ser: 1) objetos que vemos en el cielo, 2) criaturas de tierra, 3) criaturas de mar como símbolos de Deidad. Eso parece dejar la puerta abierta, quizás, a un símbolo que NO emplea ninguno de las  cosas prohibidas.  Así que, si nosotros solo tenemos que tener símbolos entonces tal vez nosotros debemos quedarnos con los pocos que nosotros inequívocamente encontramos en la Biblia que son ordenadas por Dios para ser usados como representaciones de los atributos de Dios y anuncios y principios. Y los únicos de los que yo estoy al tanto fueron aquellos usados en la construcción y servicio del Tabernáculo del Desierto. Jehová pensó que el asunto de los símbolos era tan importante que Él lo incluyó en las 10 Palabras, los 10 Mandamientos. Yo les dije que esto era un asunto delicado. Y yo quiero hacer bien claro que yo no estoy juzgando o condenando su decisión de usar un ícono. Yo estoy diciendo que al menos hay una advertencia aquí que mientras ustedes pueden resistir la tentación de verlo es como un expresión exterior de su fe y en ninguna manera una representación de Dios, cosas como estas pueden ser tomadas por otros…..aun los de tu misma fe……peligrosamente. Yo aprendí hace mucho tiempo atrás dejar mis cruces  y pez y banderas americanas en la casa cuando me iba de viaje….particularmente a Israel. Porque aun cuando nosotros entendemos lo que queremos decir con estos artículos, otros tienen un entendimiento diferente y lo que puede ser un buen testigo para el Señor aquí, no necesariamente es en otro lugar.    

En Ex. 20 verso 5, todavía está tratando con la 2nda Palabra, y dice que Dios es un Dios celoso. Interesante uso de la palabra….celoso. Eso siempre me ha como que molestado porque francamente cuando nosotros pensamos de un hombre o una mujer  siendo celoso es en una manera negativa. En algunas maneras cuando nosotros albergamos la emoción de celos la misma revela serias fallas en nosotros aun cuando puede haber una posible razón para el mismo. Aunque, al mirar la palabra en hebreo nos ayuda un poco.   

En hebreo, la palabra es Qanna”. Y la mayoría de las veces es traducida  al inglés como celos. La misma tiene una palabra hermana, “Qinah”, el cual también quiere decir celos. Aquí está la diferencia entre los dos: Qinah  es usada 43 veces en el Antiguo Testamento, y se refiere a una actividad humana. Qanna es reservada explícitamente y EXCLUSIVAMENTE para cuando se refiere a una característica de Jehová.  Qinah es usada para indicar celos de amantes rivales, o envidia de las riquezas y posesiones de otro. Es la forma HUMANA de celos en todos sus atributos poco halagadores. Sin embargo Qanna, no tiene que ver tanto con celos sino con apasionado; no la manera erótica de pasión, sino más bien en el sentido de gran intensidad, de ser apasionado hacia un ideal. Es el Señor en toda SU inquebrantable justicia. Usada aquí es una expresión que quiere decir que Dios NO acepta RIVALES, que ÉL es completamente y absolutamente intolerante a pecados en contra de ÉL. Francamente nosotros nunca debemos de ver esa palabra “celos” en ese lugar en nuestras Biblias, debido a lo que quiere decir a los humanos en nuestros días. Ya que nos da una impresión completamente errónea de lo que significa y asigna una característica al Señor que está considerablemente incorrecta.   

Continuando en el vs. 5, y hasta el vs. 6, Dios habla de castigar a los hijos de aquellos que han violado la 2nda Palabra, hasta la 3era y 4ta generación, PERO….mostrando misericordia a todos aquellos que aman a Dios (amar queriendo decir una intención de ser leal y obediente a Él) hasta la generación milésima. Primero, la parte fácil de esto: diciendo “hasta la 3era y 4ta generación” es un modismo hebreo, al igual que hasta la generación milésima es un modismo. La primera expresión quiere decir que por un tiempo, pero no para siempre, tus descendientes van a estar afectados negativamente por tus pecados. La 2nda expresión, acerca de la milésima generación, quiere decir “por siempre”. Date cuenta que la furia de Dios como resultado del pecado del hombre es por un poco tiempo (3 o 4 generaciones), mientras que SU misericordia y bondad es simbolizada siendo por un periodo más largo de tiempo (1000 generaciones).  

Ahora otro duro contraste es mostrado aquí usando palabras absolutas y poderosas: aquellos que obedecen este 2ndo Mandamiento aman a Dios, y aquellos que lo desobedecen aborrecen a Dios. Amor vs odio. Y nosotros podemos reclamar diciendo, ‘pero aun si yo ignorantemente he violado su Palabra, yo no ABORRESCO a Dios, yo lo amo a ÉL”. El problema es que este mandamiento es, como son todos los demás, presentados desde la perspectiva de Dios no la de nosotros. Y nuestra opinión es irrelevante. Dios dice que en lo que a Él concierne él que viola esta Palabra, es visto por ÉL como demostrando aborrecimiento u odio hacia Él. Eso sí que está fuerte. Pero así es como es.    

Aunque ÉL ve al que obedece esta 2nda Palabra como uno que le ama a ÉL. ¿Acaso esto quiere decir que una persona no creyente que conscientemente obedece este mandamiento, es visto por Dios como alguien que lo ama a ÉL? Sí. Eso es exactamente lo que quiere decir. Ves esta es la cosa: el amar a Dios no es el requisito para Salvación. Creer en Dios, en la forma de Yeshua de Nazaret, es el requisito para Salvación. En el día venidero del Juicio, millones, probablemente billones de personas que profesan  que aman a Dios (en su propia manera) van a ser condenadas para toda la eternidad…porque aun cuando en sus mentes ellos aman a Dios ellos no confiaron en ÉL lo suficiente para aceptar la salvadora provisión de Su Hijo.    

Contrariamente un creyente puede ser encontrado violando este principio y también puede ser considerado por Jehová como aborreciéndole a ÉL. Ósea Dios puede ver a los creyentes como aborreciéndole a ÉL, aun cuando ese creyente esta eternamente seguro en Cristo. ¿Por qué? Porque el único asunto pertinente para Salvación es confiar, creer en Jesus.

No se enfoquen tanto en este asunto de amor/odio. Los cristianos por siglos, han tenido esta incorrecta impresión que el amor Bíblico y el odio tiene que ver con sentimientos y emociones. Desde una perspectiva del idioma hebreo el amar es expresado con una acción al igual que el odio. Así que lo que equivale a amar a Dios es HACIENDO lo que ÉL nos manda o evadiendo lo que El prohíbe, mientras que odiando a Dios es lo opuesto.   

Volvamos a Leer Ex.20:7

La 3ra Palabra es que no debemos de usar el nombre de Dios en vano. De hecho, ¿Cuál es el nombre de Dios? YHWH. Dios no es el nombre de Dios. Dios es solo una referencia general a Jehová. Permitanme repetir algo que he dicho una y otra vez: la gran mayoría del tiempo en nuestras Biblias cuando vemos la palabra Dios o Señor la palabra real en el hebreo original es Jehová….el nombre personal de Dios. Esto NO es una conjetura o una opinión; es solo la simple verdad. ¿Qué es lo que yo quiero decir con la gran mayoría del tiempo? ¡Algo como 95%! Eso es correcto….por cada 10 veces que ves la palabra Dios o Señor en tu Biblia, más de 9 de esas veces, la palabra real es Jehová, el nombre formal y personal de Dios.     

Mientras nosotros en ocasiones pensamos del principio principal de la 3ra Palabra en términos de una prohibición en contra de palabras de juramento, que no es la totalidad de lo que quería decir esto….de hecho esto es un estrecho sentido de lo que se propone aquí. La palabra hebrea que usualmente es traducida como “en vano” es “shav”. Shav ciertamente quiere decir vanidad, pero también quiere decir discurso, falso, inútil, descuidado, vacío. Él mismo quiere decir que usando el nombre de Dios debe ser hecho con gran cuidado, con la más grande reverencia.  

Es este concepto de descuido humano que eventualmente llevó al pueblo judío a la prohibición de hablar el nombre de Dios en voz alta. De hecho aparte de cuando copiamos la Escritura Santa la Tradición es que Su santo nombre no debe ser escrito. Por lo tanto es común en los escritos judíos el ver Dios escrito como D-os (en inglés God, G-d).   

Los eruditos están en desacuerdo un poco en CUANDO fue exactamente que la prohibición en contra de verbalizar el nombre formal del Señor ocurrió. Lo más antiguo fue probablemente el tiempo del Exilio de Babilonia, lo más reciente acerca del tiempo de Alejandro el Grande (más o menos 500-300 Antes de Cristo). Independientemente, los Sabios y los Rabinos generalmente están de acuerdo que ANTES de ese tiempo el santo nombre ERA hablado y escrito. No hay absolutamente ningun documento conocido o tradicion oral antes del periodo de tiempo que acabo de mencionar acerca de no pronunciar el nombre de Dios. Así que por un periodo de al menos 7 siglos, y hasta 1000 años, los hebreos pronunciaban el nombre de Dios abiertamente. Un artefacto hebreo de antigüedad ha sido encontrado  (y está en exhibición en el Museo Nacional Israelí) que tiene las letras hebreas YHWH  inscritas.   

Aun cuando tengo mucho respeto por la gente judía en hacer reverencia al nombre del Señor al no pronunciarlo, yo no estoy de acuerdo con este concepto. Yo he estudiado esto profundamente y no puedo escapar el hecho de que el propósito del 3er mandamiento es primordialmente NO invocar el nombre del Señor frívolamente como parte de un juramento. Porque cuando uno hace un juramento usando  el nombre Yud-Heh-Vav-Heh como fianza a ese juramento, no tenemos alternativa alguna sino que  cumplirlo no importa las consecuencias o si no, ciertamente hemos tomado SU nombre en vano. El segundo propósito es que para uno no cometer perjurio usando el nombre de Dios como fianza por nuestra declaración.  .

Aún más yo afirmo eso porque el Señor tiene SU santo nombre escrito sobre 6000 veces en la Palabra; y en algunas Escrituras sencillamente dice que clames en Su nombre o hagas en Su nombre, para mí no es comprensible que no podamos hacer lo que nos dice que hagamos: decir Su nombre. Yo les mencioné al comienzo de hoy que nosotros no estamos seguro de como PRONUNCIAR SU santo nombre porque nosotros no estamos seguro de los sonidos de las vocales en hebreo y como lo pronunciaban en la de antiguedad. Pero aun hoy si nosotros supiéramos de seguro el sonido de las vocales no todo el mundo puede pronunciar SU nombre uniformemente perfecto debido a las variaciones de lenguaje.

El principio de la 3ra Palabra NO es acerca de la pronunciación incorrecta de Su santo nombre sino que es acerca del mal uso de SU santo nombre. Con eso dicho, yo les pido a los cristianos gentiles que sean amables, respetuosos y sensibles de la tradición de nuestros hermanos y hermanas judíos de NO decir el nombre de Dios. Y, me gustaría pedirle a mis hermanos y hermanas judíos que no cojan ofensas personales por aquellos de nosotros que no vemos nada malo en un intento honesto de honrar al Señor al pronunciar Su santo nombre, aun cuando no lo hagamos perfectamente.   

La semana que viene continuaremos con el 4to mandamiento; honrando el Sabbath.,

 

Old Testament Bible Study for a New Testament

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887