Exodo Lección 4 Capítulo 3 continuación

Éxodo

Lección 4 Capítulo 3 continuación

La semana pasada terminamos con Moisés de camino a la parte de atrás, del desierto de Midian. Y, yo presente el caso ante ustedes  que la montaña donde Moisés iba a encontrar a la Zarza Ardiente NO era la Península de Sinaí, sino que en la Península de Arabia. Y, esto es así porque Midian está en la Península de Arabia. Hasta este punto, la montaña donde Moisés iba a encontrarse con el gran Dios de sus Padres, conocido hasta ahora como Monte Horeb, será el mismo lugar en que se le iba a instruir a Moisés a traer al pueblo hebreo cuando fueran libertados de las ataduras de Egipto.  

¿Acaso yo estoy diciendo que la ubicación tradicional del Monte Sinaí, cerca del tope de la Península de Sinaí, esta incorrecta? Sí, eso es lo que estoy diciendo. Nosotros tenemos que captar que la ubicación del Monte Sinaí es una tradición Cristiana, no una judía. No fue hasta el tiempo de Constantino (4to siglo Después de Cristo) que su madre, Helena, tuvo una visión y fue en esta supuesta visión que ella decidió que el lugar de Mt. Sinaí era el correcto. Hasta ese momento ese lugar NUNCA había tenido ningún significado religioso. Además, ningún tipo de santuario había sido construido hasta finales del siglo 6 D.C., cuando la primera sección del Monasterio de St. Catherine fue completado allí.   

Debido al trabajo reciente de arqueólogos como Bob Cornuke y Ron Wyatt, el tema ha tomado una nueva vida, y en su investigación completa e independiente ellos pueden no pueden encontrar otra solución sino que la ubicación correcta de la Montaña de Dios que en el área este del Golfo de Aqaba. Yo digo “nueva vida” porque este tema es hablado desde mucho tiempo atrás. En el 1893, en el Repaso Trimestral Imperial y asiático, el diario de  arqueólogos más respetado de su tiempo, Profesor Sayce y sus colegas concluyeron que buscar en el Monte Sinaí la Montaña de Dios era de mentalidad incorrecta. Que la única evidencia, tanto Bíblica y extra Bíblica, era que tenía que haber sido localizada en algún lugar en el borde occidental de la Península de Arabia.

Y una mención anterior, fuera de la Biblia, de la localidad del Monte Sinaí/Monte Horeb, fue de Josephus el historiador hebreos-romano. En su trabajo, antiguedad, Josephus dice que el lugar era hacia Arabia, y en realidad nombró esa región: Arabia Petraea.  

Sin duda alguna, el nombre más antiguo de esta montaña era Monte Horeb. Nosotros no encontramos que se llamara Monte Sinaí hasta después que los judíos regresaran de Babilonia. Casualmente….pero no lo suficiente para llamarlo prueba absoluta….uno de los dioses Asirios-Babilónicos que los judíos encontraron fue llamado “Sin” y muchos estudiosos creen que así fue como la Montaña y el desierto obtuvieron su nombre. Sin era el dios-luna. Así que la creencia es que esta región….Sinaí….fue nombrada en memoria de este dios-luna que los judíos se habían familiarizado.  Los judíos comenzaron a incorporar muchos nombres y tradiciones  de Babilonia en su propia cultura después de haber estado 70 años en Babilonia. Sin embargo, lo que también es muy interesante es que fue la cultura de Arabia….caracterizada por su religión Sabean….que adoraba al dios-luna en lo alto de su jerarquía de dioses. Así que, no es difícil ver como todo esto pudo haber sido mezclado y absorbido e incorporado a través de los siglos a la tradición judía, y luego prestado y cambiado a la tradición Cristiana.  

Yo estoy convencido, al menos, que el verdadero Monte Sinaí no es el actual, y por lo tanto no llevo a las personas a verlo cuando hago mis excursiones. En todo caso, vamos hablar sobre esto un poco más cuando entremos más de fondo en Éxodo, no porque tenga algún impacto teológico sino porque es interesante.  

Vamos a volver a leer parte de Éxodo capítulo 3 para refrescar nuestras memorias.

LEE EXODO 3:1 - 12

Moisés llevo a las ovejas de su suegro a nuevo pasto.  

De repente Moisés ve al ángel del Señor, aparecerse como una zarza ardiente, en una de esas montañas. Pero, lo que realmente atrajo a Moisés a este fuego, era que se estaba quemando sin consumir el arbusto. Ahora, cuando estudiamos Génesis, nosotros vimos lo que el “ángel del Señor” quería decir. Pero, vamos a repasarlo rápidamente.  

Esta declaración “ángel del Señor” está compuesta de dos palabras hebreas: malach la primera palabra,  sencillamente quiere decir “mensajero”. En hebreo,  מלאד (mem-lamed-aleph-chaf sofit). Podría ser CUALQUIER clase de mensajero….humano u otro, y puede significar algo como decirle a tu hijo, como mensajero, que vaya corriendo al vecino y le pida un poco de leche, hasta un mensajero celestial….un ángel. Pero, cuando es usado para indicar un mensajero celestial, hay una segunda palabra añadida a Malach, y es usualmente Adonaí, o Jehová. Hay un mundo de diferencia entre estas dos palabras: Adonaí quiere decir “señor” o “amo”; es un término genérico. Es solo dentro del contexto de su uso que uno puede determinar si la Biblia se está refiriendo a celestial “señor” o sencillamente a una figura de autoridad terrenal al que se le muestra respeto. Era costumbre y halagador en esos días llamar a alguien que respetabas “señor, “amo”, Adonaí.    

Pero, el usar la palabra hebrea Jehová es un asunto completamente diferente. Jehová, o Yahweh dependiendo en cual estudioso hebreo tu creas que sea correcto en cuanto a la pronunciación del nombre, es la completa y única palabra que Dios dice que es Su nombre personal. En hebreo, yud-heh-vav-heh. 'הןה

El hebreo original de este verso, traducido típicamente como “ángel del Señor” es realmente, en hebreos “malach Yehoveh”….ángel de Yehoveh. Cuando nosotros vemos el término “ángel de el señor”, PUEDE significar, y frecuentemente referirse a, solo “ángel”…. Un ángel celestial como nosotros típicamente pensamos de uno. Pero, cuando vemos “ángel de Yahweh”, parece significar una manifestación de Dios Todopoderoso, Mismo. Esto no era un  ángel trayendo un mensaje de parte de Dios…era Dios Mismo el que estaba a punto de hablarle a Moisés; de eso no hay duda alguna bíblica. Así que, lo que tenemos que aprender de esto es que, al igual que es para nosotros hoy, en ocasiones no hay palabra o frase adecuada para describir un atributo o manifestación del Padre. Dios pudo haberle hablado a Moisés sin tener un aspecto visible en la comunicación. Pero, usualmente Dios hace algo visible porque nuestros sentidos racionales de la vista, es el más poderoso e impactante sobre nosotros.    

Ahora, yo creo que yo puedo decir con alguna confianza que Moisés no estaba preparado para lo que iba a suceder: ¡una voz saliendo del arbusto que lo llamaba por su nombre! Típicamente uno pensaría que los reflejos de Moisés se hubiesen manifestado…. (Que sus pies le sostuviesen). Moisés se tiró al suelo y permaneció; muy asustado.

Dios le instruye a él a quitarse sus sandalias, ya que está tocando Tierra Santa. ¿Por qué la tierra es Santa? Porque si Dios está allí, es santa. Vamos a ver esto ser explicado más cuando Dios le instruye la construcción del Tabernáculo del Desierto. El quitarse las sandalias era, y permanece, una señal de respeto del Medio Este cuando entras a la presencia de un rey o de un dios. Sin embargo, el Señor no dijo “como estas en la presencia de Dios, debes de quitarte las sandalias”. Más bien, la razón es que el suelo, la tierra que rodea el arbusto había tomado una condición santa. Como vamos a ver en futuras partes de la Torá, la santidad era algo que podía ser transmitido de persona a persona, o de persona a objeto, o de objeto a objeto. Yo sé que eso suena bastante raro; esto es porque la definición Bíblica de santidad y sus atributos es algo que la cristiandad moderna tiende a evitar porque es un tema bastante peligroso tratar. Pero, desde un aspecto de un principio Bíblico, al menos parte del asunto con el quitarse la sandalia era eso, como dice el Señor, la misma tierra en la que Moisés estaba parado era santa porque Dios estaba cerca. ¿Cómo es que la Tierra era santa? Porque la santidad era transmitida de un Dios santo….era algo físicamente inevitable. Hubiese sido trágico si la santidad de la tierra que rodeaba la Zarza Ardiente hubiese sido transferida a las sandalias de Moisés, y luego donde quiera que el caminara esas sandalias hubiesen posiblemente transmitido la santidad a cualquier cosa que tocaran. Nosotros no lo podemos ver en este recuento, pero este incidente es uno que es bastante peligroso ya que envuelve la santidad de Dios.    

Y, ahora, Dios se presenta EL Mismo a Moisés. Él le explica que ÉL es el Dios de los padres de Moisés….los Patriarcas. ¿Por qué es importante? Porque instantáneamente conecta lo que está sucediendo allí con el Pacto de Abraham…el PACTO de los padres de Abraham, Isaac, y Jacob. Y Abba dice que ÉL ve la condición terrible de su pueblo, en Egipto, el pueblo que ÉL ha separado para ÉL Mismo…..los Israelitas. En el verso 8, Dios dice, “He descendido para su liberación del poder de los egipcios. He descendido” NO  quiere decir  que Dios cambió de localización. Más bien, es un modismo hebreo usado a diario que indica alguien, en este caso Dios, interviniendo en este particular asunto humano, al igual que en la palabra hebrea zakar, traducida “recuerda”, lo cual por naturaleza incluye participación.  

Luego Dios dice que Él va hacer lo que Él prometió que iba hacer hacía tiempo; “Yo los traeré de regreso otra vez”  del lugar donde han pasado una temporada a la tierra que Yo le he dado a ustedes. Y, ese lugar que El había preparado para ellos era Canaán. Una buena tierra, con suficiente espacio para ellos…..una tierra con leche y miel. Nosotros vamos a escuchar esta frase “fluye leche y miel” muchas veces en las Escrituras, y no tiene nada que ver con leche o miel…sencillamente es otro modismo hebreo que vamos a encontrar en la Palabra, y este indica gran productividad y fertilidad y bendición. “

Y claro, que esta tierra, Canaán, está habitada con muchas personas, primordialmente Cananeos; eso es, los descendientes de Canaán, hijo de Ham, y nieto de Noé; esta era una línea maldita de gente. El verso 8 también menciona 4 grupos de personas que también estaban en la tierra de Canaán. Los hitites en un tiempo, mucho antes del Imperio de Asiria, formaban un imperio sustancial propio. Comenzando en el tiempo de Moisés, ellos ocupaban un área que abarcaba Turquía, Siria y Lebanon moderno. Ellos también influenciaban otras áreas, incluyendo Canaán. Ellos eran una civilización muy avanzada, y aquí podemos ver mención de ellos en la Biblia, con algunos de ellos viviendo en Canaán. Interesantemente, no fue tanto tiempo atrás que los científicos y estudiosos consideraron la mención Bíblica de los hitites como otra de muchas llamadas personas ficticias enumeradas a través del Antiguo Testamento. Imagínate su sorpresa cuando recientes hallazgos arqueológicos confirmaron que esta civilización no solo existía, sino que era hasta ahora un desconocido poder regional dominante. Ahora, los museos están inundados con artefactos que confirman la existencia de los hitites.     

Se cree que los amorreos eran de origen de Mesopotamia; de hecho hay acuerdo entre los antropólogos Bíblicos que Abraham era probablemente un amorreo. Ellos dominaban el área moderna de Iraq, y eran muy agresivos  en búsqueda de poder y territorio. El gran conquistador Hammurabi era un amorreo. Su auge fue ANTES de los heteos, pero su cultura sobrevivió por siglos después de llegar a su pico.

Se ha concluido que los “perrizites” no eran una tribu, sino que un nombre para un grupo de personas que poblaban las montañas de Canaán. Así que se piensa que ellos era una clase de término genérico que simplemente quería decir “moradores de las montañas”, y por lo tanto indicaba más un lugar que una tribu en particular. Es como referirse a gente como Cubanos, Puertorriqueños o Peruanos.    

Muy poco se conoce de los  “Hivites”. Aunque, nosotros sí sabemos que la gente que ocupaban y gobernaban la ciudad Antigua de Shechem, al menos cuando Jacob vivió allí por una largo tiempo, era “Hivites”. Y, parece que ellos estaban concentrados en la parte norte de Canaán, aún cuando algunos de su tribu vivían en otras partes de Canaán también. Se piensa que ellos posiblemente eran los antepasados de los “Huns”.

Los “Jebusites” eran personas que ocupaban y probablemente construyeron la ciudad que eventualmente se llamaría Jerusalén..

Dios le dice muy claro a Moisés que Él no ha estado dormido. Él ha visto, Él ha escuchado, y ÉL SABE del aprieto de Su pueblo. Nosotros Nunca debemos de asumir que lo que nosotros percibimos como un periodo de silencio largo de Dios en nuestras vidas quiere decir que ÉL se ha olvidado de Sus promesas para nosotros, o que no está consciente de nosotros, o ha perdido interés en nosotros. Porque tan abrumador como  puede parecer un periodo extendido de silencio celestial es invariablemente un ingrediente principal del proceso de preparación de Dios; Su preparación para nosotros…..para cualquiera que Sus propósitos divinos sean para nosotros….Va a incluir un periodo de silencio divino.   

Y, ahora comienza un increíble diálogo entre Moisés y Dios. Nunca ha habido uno como este, y nunca ha vuelto a ver uno como este. No es de sorprender que la gente judía venere a Moisés….lo tienen en gran estima. Iglesias, es triste que nosotros no lo veamos en gran estima. Porque, al continuar progresando en la Torá, nosotros vamos a ver cuán altamente Dios pensaba de Moisés.   

Luego de que Dios hace claro Quien Él es, y de Su gran compasión por su pueblo, y Sus intenciones de hacer algo acerca de su condición, en el verso 10, El llama a Moisés a ser Su instrumento de salvación. Y, la manera en que este llamado ocurre es realmente un patrón para la manera en que Dios va a comisionar a todos Sus profetas….no solo en los tiempos Bíblicos, pero en todo tiempo. Y, es casi lo opuesto de la manera en que el ser humano espera que tal cosa ocurra.  

Primero y principalmente es que es Dios quien se acerca al que Él ha escogido ser Su profeta. Es Dios ÉL que inicia el contacto. En ocasiones es en una visión, o en un sueño. En este caso, con  Moisés, hay una confrontación directa…….lo llama en el arbusto, es lo más cercano que nosotros vamos a ver en la Biblia que se aproxima “cara a cara” a una conversación con Dios. Segundo, ese escogido siempre esta reacio o rehúsa el llamado al principio. Jonás en ocasiones se le conoce como el Profeta Reluctante. De hecho, TODOS los profetas son profetas reluctantes. Es estar reluctante parece ser una pre-condición a ser escogido a ser un profeta de Dios. ¿Estas ansioso y determinado a ser un Profeta para Dios?  Por todo lo que he leído en la Biblia tú no eres un candidato.   

Tercero, nosotros vemos que el candidato a profeta (masculino o femenino) debe regresar a la sociedad, o donde Dios lo envié, sin preocuparse a la oposición que él va recibir, decidido en la naturaleza escéptica de muchos de los que van a burlarse de él, listo a decirle a los hombres del gran poder y autoridad que debe decir, y que va a molestarles. Pudiese ser que el profeta nunca, en su vida, alcance tener un modesto respeto de sus antiguos amigos y familia, ni tampoco llegue a ver lo que Dios le ha dicho que profetice.

Pero, si nosotros miramos esto desde una perspectiva diferente, nosotros también podemos ver lo que Dios está buscando en el carácter de la persona que ÉL escoge para ser Su profeta.  Lo máximo posible, es que Dios quiere alguien que no se considere digno de ser un profeta de Dios. Alguien que no dice “escógeme a mí, yo tengo lo que necesitas” no puede haber ninguna ambición personal presente. Porque, la persona escogida debe entender de él mismo, que la tarea que está a punto de darle es imposible para el llevar; que lo próximo que ha de venir será desconocido para él, y que no hay manera que él se prepare para esto. Que si Dios no lo hace todo, sencillamente no puede suceder.   

Así que, podemos ver la paciencia de Dios con Moisés; porque Dios entiende muy bien que los mismos atributos del hombre que Él va a usar para traer a Su pueblo fuera de Egipto, va en contra de lo que este hombre PIENSA que es capaz de hacer.  

Gente, si alguna vez has QUERIDO ser un profeta de Dios…… entonces no eres un candidato. Si tú piensas que tu podrias ser un buen profeta…..entonces estas descalificado. Si algún hombre tiene como ambición ganar beneficio personal de hablar por Dios, ese hombre no será escogido. Yo les digo esto no solo para poder vernos en un espejo y hacer un juicio honesto de nosotros concerniente a esto; sino que también para nosotros mirar muy de cerca a los hombres y mujeres que afirman hablar en nombre de Dios. ¿Acaso ellos tienen los atributos que Dios busca para ser Su portavoz? Esas características  que han sido tan claramente expuestas en la Biblia. O, ¿acaso ellos tienen atributos que atraen a ellos mismos y a los placeres de la naturaleza humana? ¿Acaso ellos tienen un deseo de ser famosos y exitosos, o ellos tienen un deseo de decir la verdad que Dios les ha dado para decir, no importa lo que tengan que pagar? Jamás permitan que nadie les diga que ustedes no tienen el derecho de hacer tal determinación, es nuestro deber, para nuestras familias, y para nosotros, examinar cuidadosamente esos que afirman hablar en nombre de Dios. Si no, nosotros no vamos a tener idea alguna a quien es que nosotros estamos escuchando: Dios….o el hombre….o peor aún.   

Después de Moisés exhibir el PRIMER atributo que Dios busca en un Profeta, cuando dijo, “¿Quién soy yo para ir al Faraón?” Dios le dice a Moisés que ÉL va estar presente con él en la tarea que le acaba de asignar. Y, luego Dios dice algo que nosotros debemos recordar al estudiar los próximos capítulos en Éxodo: él dice que como señal de Su mano directa en traer al pueblo fuera de Egipto, Moisés debe llevar al pueblo a ESTA montaña donde ellos todos van a servirle a Dios. ¿Qué montaña es ESTÁ montaña? La misma en la que Moisés encontró a Dios en la zarza ardiente. Y, ¿dónde es esta montaña? Donde Moisés llevo a sus ovejas; detrás del desierto de Midian.     

Vamos a volver a leer un poco más de Éxodo 3.

VOLVAMOS A LEER Éxodo 3:13 – hasta el final

Aún cuando Dios le asegura a Moisés que ÉL va a estar con él, Moisés dice ahora en el verso 13, que la gente va querer saber el nombre de Dios….obviamente, Moisés NO sabe el nombre del Dios de Israel. ¿Alguna otra persona encuentra esto una pregunta curiosa? ¿Cuál es la importancia de saber el nombre de Dios que hace que  Moisés este seguro que los Israelitas van a demandar esto? ¿Qué de malo tiene decir, “el Dios de mis padres me envió”? ¿Acaso a Moisés se le olvidó que todos sus antepasados llamaban a Dios EL Shaddai? La triste realidad es que los Israelitas se habían sucumbido a casi 4 siglos de vivir entre prácticas de adoración pagana de los egipcios. Y, uno de los principios principales de la religión egipcia era que si sabias el nombre de un dios en particular (y ellos tenían muchos dioses) tu podías manipular a ese dios a que hiciera TU voluntad con solo invocar su nombre. Tú ves, al igual que en hebreo, en el lenguaje egipcio los nombres personales tenían significado. Así que, el nombre de un dios significaba las características de ese dios, y esas características estaban directamente asociadas alguna parte especifica del mundo natural o espiritual que él, o ella, tenía control o influencia sobre. Así que, si uno era lo suficiente inteligente de parear el asunto en particular que le preocupaba con el dios correcto, y luego sabia el nombre del dios, y uno podía llamar al “gran dios electro, dios de la televisión, por favor has que la imagen se vea clara” y ese dios no le costaba otro remedio que hacer que sucediera.     

Moisés sabía muy bien esto ya que había  vivido en Egipto los primeros 40 años de su vida. Y, claro que, Dios lo sabía muy bien. Así que, Dios forzó y le dio un nombre a Moisés: un nombre que significa las características de Dios, y ese nombre era ehyeh asher ehyeh. Vamos a tomar unos minutos con esto. Primero que nada, entiende que Dios le dio a Moisés lo que él sabía que Moisés estaba buscando: un nombre que indicaba las características de Dios. Porque, esto NO es lo misma cosa que el nombre personal de Dios el cual el pronto le va a decir a Moisés.    

Ehyeh asher ehyeh es tipicamente traducido “Yo Soy El Que Soy” o “Yo Seré Lo Que Seré” No hay nada malo con eso. El significado preciso de esto ha sido la causa de mucho misterio que ha causado desacuerdo entre los estudiosos Bíblicos. Y, yo no tengo duda alguna que Dios nos dio ese “nombre” solo por esa razón. Su nombre no debe ser comparado con nada, o nadie más.   

Algunos traductores lo hacen “Lo que Yo voy a ser, lo seré”; otros “Yo soy Quien Yo soy”. Aún otros lo hacen “Yo soy Eso el cual Yo soy”, y otras interpretaciones más interesantes.

Yo no tengo problema con ninguna de estas definiciones porque yo pienso que nosotros estamos intentando definir las sublimes características de Dios. Su esencia única, en la única manera que tenemos: palabras humanas desarrolladas de pensamientos humanos. Y las palabras no pueden capturarlo, pero es lo único que tenemos. Yo también pienso, como lo es nuestra  tendencia humana, nosotros queremos llegar a un consenso digestible de una característica única que nosotros podemos asignarle a Dios. Ustedes saben, nuestro deseo siempre por una contestación en blanco y negro. Más bien, yo creo que Dios nos está dando, en ehyeh asher ehyeh, un vistazo de lo casi imposible para visualizar la realidad que ÉL es de existencia propia (Yo soy El que Soy), que Él es eternal (Yo seré como Yo seré), y que Él es de una sola clase (Yo soy eso El cual Yo soy). Él no es un ser que deba ser remotamente comparado al hombre. Él siempre está presente y Él está con nosotros y alrededor de nosotros en maneras en la cual sería fútil para El  tratar de explicar, cómo en una traducción que a mí me gusta, “Yo voy a estar ahí comoquiera Yo voy a estar ahí”. El era, y es, y siempre será. Ningún dios egipcio tenía un nombre como este; ningún dios pagano reclama tal cosa.          

Ahora, en el verso 15, Dios le da a Moisés su nombre FORMAL y personal. Lo que encontramos más tarde es que ESTA es la primera vez que Dios ha dado SU nombre personal. Y, ese nombre es YHVH; 'הוה

Y, YHVH dice que este nombre es su nombre para todas las generaciones. En otras palabras, hasta tanto exista la humanidad, este es el nombre por el cual Dios quiere que le conozcan.  

Ahora, una breve explicación: si nosotros regresamos a Génesis, nosotros vamos a ver varios lugares donde el nombre “YHVH” es usado cuando se refiere a Dios. Así que, ¿si solo aquí en la zarza ardiente Moisés, y la humanidad, PRIMERO reciben el nombre formal y eternal de Dios, como es que este mismo nombre está presente en los registros de eventos, en Génesis, que tomaron lugar cientos de años más temprano? Es porque Moisés escribió el libro de Génesis, y porciones de los otros libros de la Torá, después del hecho. Eso es, el escribió una historia, no un diario. Y, como es normal en la literatura humana, cuando nosotros miramos retrospectivamente a una persona, o evento, o lugar, nosotros usualmente nos referimos al mismo por el nombre más común y actual que la gente pueda entender. Por ejemplo, hoy yo me puedo referir por nombre a mi nieta de 2 años, como Hannah, aún cuando hacia un tiempo atrás ella todavía estaba en el vientre de su madre….un tiempo antes en el cual ella ni tan siquiera había sido nombrada. O si yo les fuera a decir la historia de un área del Sur de California con la que nosotros estamos familiarizados, yo diría que 500 años atrás en el área de Los Ángeles vivía una gran población de Indios Chumash. Ahora, el nombre “Los Ángeles” no es muy viejo. Y, ciertamente, no había ningún lugar llamado “Los Ángeles” 500 años atrás. Pero, qué mejor manera de referirse a un área en particular que usando el nombre por el cual actualmente se le conoce. Esto es todo lo que está sucediendo cuando Moisés usa el nombre de Dios anteriormente en Génesis….lo hizo de manera retrospectiva.   

En el verso 16, Dios le dice a Moisés que vaya a cierto grupo de figuras de autoridad en Israel, para que fuesen informados de lo que estaba a punto de suceder. Date cuenta de como es que llaman a estas personas: “ancianos”. Si te refieres a las gráficas de lecciones anteriores, veras que los ancianos son los representantes de las personas, una clase elegida o designada de liderazgo. Los ancianos no son parte de una jerarquía hereditaria que forma la clase gobernante de Príncipes, Jefes, y Cabeza. Algo interesante para mí, que Dios envía a Moisés a los representantes de la gente común y no a los gobernantes de Israel. Jesus haría exactamente lo mismo: Él fue a la gente, no a las autoridades de las instituciones religiosas. Y, yo no creo que, cuando sea que Dios quiere comunicarse con Su gente, lo haría diferente de como lo hizo en ese entonces.     ¿Ustedes, que creen? Pastores, maestros, y otros líderes de la iglesia son simplemente directores necesarios para organizar, y gente que Dios usa para llevar a cabo esas tareas y funciones necesarias; nosotros, ellos, NO son mediadores. No hay intermediarios entre Abba y ustedes, excepto Jesús.

Dios le dio a Moisés una corta lista de cosas que el debía decirle a los ancianos de Israel, los cuales debían dejárselo saber a los que ellos representaban: la población general de Israel. Moisés debe decirle que él personalmente ha VISTO el Dios de sus antepasados (por lo tanto la zarza ardiente), y es Jehová el que lo ha mandado. Aún mas, Jehová quiere que la gente sepa que ÉL conoce de su affliccion, y ÉL ha decidido remediarlo sacando a Israel fuera de Egipto y llevándolos a Canaán, a un lugar fértil y productivo.  

Dios le dice a Moisés que los ancianos y la gente VAN a escuchar a lo que Moisés les va a decir, y luego……Moisés y los ancianos deben confrontar al rey de Egipto. Pero, a diferencia de lo que nosotros típicamente pensamos, lo primero que se le dice a Faraón no es que deje salir A Israel permanentemente.  No, lo único que le pidieron fue que se le permitiera a Israel tomar un viaje de 3 días al desierto donde ellos pudiesen adorar a Dios. Lo implicado en esta jornada era que era parecida a nosotros irnos a un retiro. Pero, Dios continúa diciendo que ÉL sabe por adelantado que el Faraón va a rehusar darle permiso a Israel para hacer esto, y por lo tanto después que Faraón rehúsa este pedido Dios va a destruir a Egipto y solo después de esto es que el Faraón va a obedecer.   

¿Por qué crees que había necesidad de todo esto en vez de dejarlos salir honorablemente? Bueno, con el beneficio del conocimiento de lo que sucedió, nosotros podemos ver que Dios necesitaba mostrarle a Israel algunas cosas que ellos actualmente estaban ajenos o ciegos. Como todos nosotros, Israel no quería cambiar, ellos solo querían que sus circunstancias fueran diferente. A ellos no le importaba mucho el estar en Egipto y estar asociados con (y contaminados) con la cultura y religión egipcia. A ellos solo no les gustaba la parte de la esclavitud. Así que, Dios comenzó diciéndole a Moisés que Israel tenía que separarse de Egipto, para que EL pudiera tenerlos a todos para SI Mismo para que EL pudiera mostrarle la manera correcta de adoración.

El dividir y separar al pueblo de Dios del mundo es crucial. Y, los ancianos necesitaban ver que Faraón tenía un agarre más profundo sobre ellos de lo que ellos podían realizar; el rey de Egipto no solo quería su labor, él quería sus mentes, cuerpos y espíritu. Faraón quería lo que Satanás quiere. La negativa de Faraón de dejarles separarse por solo 72 horas para así poder adorar a Dios le iba a mostrar a los ancianos que el único camino delante de ellos era separarse permanentemente de Egipto. Y, esto va ser un camino bien difícil y arduo para la gente y sus líderes, ya que ellos tienen que creerlo sinceramente. Recuerda, de lo que estamos hablando aquí es de SALVACION.     

Probablemente no hay una sola persona aquí en este salón que no se haya encontrado con esta misma realidad. Si tú eres uno del pueblo de Dios, entonces Dios va a usar cualquier medio para dividirte y separarte de las cosas del mundo; cosas que no son buenas para ti. Pero, no es de nuestro instinto humano seguir a Dios y dejar atrás todo lo que no es DE Dios. Más bien, nosotros tratamos de mantener un pie en el mundo, y el otro en el Reino de Dios. Pero, eso no va funcionar. Yo no creo que haya mayor miseria experimentada para un hijo de Dios, que tratar de resistir la voluntad de Dios de separarse de todo lo que no es santo.  Y la parte más dura de todo esto es que este proceso es uno que dura para lo que resta de nuestras vidas, siempre y cuando permanezcamos en la fe. Parece que una vez que FINALMENTE cortamos con algunas cosas del mundo a las cuales estamos esclavizados, Dios nos muestra otra área de nuestras vidas que debemos bregar de la misma manera…y el proceso continúa todos los días de nuestra vida. Israel hubiera preferido mantener un pie en Egipto, y otro en la promesa de Dios. Eso hubiese probado ser no solo imposible, sino que mortífero.      

Al final del capítulo 3, Dios le da a Moisés una profecía integrada con un mandato: ¡QUITARLE TODO A EGIPTO! Cuando Dios terminara de castigar a Egipto, Israel debía pedir, o mejor dicho demandar de los ciudadanos de Egipto todos sus objetos valiosos. Y, Dios dijo que Egipto le iba a dar a Israel cualquier cosa gustosamente con tan solo salir de ellos. En realidad, Egipto iba a llegar a tener temor de la presencia de Israel…o mejor aún, de la presencia del Dios de Israel. Aquí nosotros tenemos otra ironía producida por Dios: los esclavos saquean a sus amos. Era la tradición de aquellos tiempos, al igual que es hoy en día en mucho de las sociedades no-occidentales, que al vencedor va el botín. Pero, Israel no era el vencedor; ellos no habían hecho NADA para vencer a Egipto. Dios lo hizo todo e Israel se benefició. Otro patrón de Dios que la iglesia mayormente reconoce como un principio del Nuevo Testamento creado por Yeshua, aún cuando fue originado aquí mismo: fue que Dios nos redimió de la esclavitud a nuestra carne y de Satanás. Todo lo que hicimos fue beneficiarnos de lo que ÉL hizo.  

 La semana que viene, comenzaremos con el capítulo 4.

 

 

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887