Exodo Leccíon 01 Introducción

Éxodo

Semana 1, Introducción

 

Hoy, nosotros comenzamos lo que yo pienso que será una emocionante, un abrir de ojos, y (yo espero) que una aventura llena del espíritu al entrar en el 2ndo libro de la Torá…..Éxodo. Y para poder prepararlos para lo que vamos a estudiar, y a donde nos va a llevar, me gustaría pasar un tiempo dándoles un resumen de Éxodo, y hablando un poco de las condiciones en que Israel vivía durante el tiempo entre la muerte de José, y la primera mención de Moisés.  

 

El nombre hebreo para la sección de la Torá que nosotros llamamos “Éxodo”, es Sh’mot. Sh’mot quiere decir “nombres”, y ciertamente viene del hecho que las primeras palabras del libro  comienza con “Estos son los nombres de los hijos de Israel…..”  

 

Los primeros cinco libros de la Biblia se llaman en hebreo, Torá. Esto quiere decir enseñanzas. Esto no quiere decir Ley. Y, la Torá, consiste de Génesis, Éxodo, Levíticos, Números, y Deuteronomio, consiste de tradiciones entregadas oralmente de generación a generación al igual que lo que Dios le dio a Moisés en la Montaña Santa que nosotros llamamos Monte Sinaí.  

 

Génesis en ocasiones es llamado el Libro de los Comienzos…..eso es “comienzos” terminando con una “s”…plural….varios comienzos.  Es mi opinión que en Génesis  a nosotros no se nos dice mucho acerca del comienzo del universo (ese tiempo cuando esa gran área incalculable que era nada llegó a ser algo) pero más bien me parece a mí que el comienzo de Génesis es acerca de Dios creando las condiciones de vida. En otras palabras los recuentos de la Creación comienzan al declarar que fue Dios el que creó todo y luego explica que la tierra estaba sin forma y vacía (queriendo decir que había sido creada y que había estado ahí por un periodo de tiempo no especificado sin vida al igual que el resto del universo). Luego se nos dice que la oscuridad estaba sobre la superficie de lo profundo (así que ya HABIA un “profundo”); y por último que el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas, Así que, lo que vemos es que la historia de la Creación es acerca del comienzo del medio ambiente que podía tener vida pero era solo el primero de varios “comienzos” que nos van a decir en Génesis.

 

Éxodo, Sh’mot, es, en muchas formas, otro libro de comienzos. Y, es el libro de comienzos de una nación de gente que Dios eligió, y separó del resto de las otras personas del planeta Tierra; los Israelitas. Y, Jehová establece la nación separada a nivel político, civil, y religioso. En otras palabras, aunque la Tierra, y las estrellas, y los animales, y las plantas, y la humanidad eran todas creadas en los comienzos de la historia de la Creación, Dios no había terminado de desarrollar su trabajo Divino con estos infantes de la Creación; Él no lo creó y después dejó que todo evolucionara por sí mismo sin ÉL continuar moldeándolo y dándole forma.  

 

Éxodo es completamente centralizado en Dios; y Éxodo establece varios conocimientos importantes acerca de la naturaleza del Señor, los cuales se espera que muchos de ellos  nosotros ya entendamos como preludio a estudiar el Nuevo Testamento. En Éxodo nosotros aprendemos que hay solo UN Dios, y su nombre es  Yud-Heh-Vav-Heh. Que ÉL es el mismo Dios que se le apareció a los Patriarcas como  El Shaddai. EL es el Creador de todas las cosas, pero ÉL también está sobre y no orgánicamente como parte de las cosas que ÉL creó. ÉL está presente, y ÉL está cerca pero SU ser no es la misma substancia de ninguna cosa creada…..excepto, en una pequeña parte, la Humanidad. Este Dios de Abraham es diferente a cualquier Dios pagano de los dioses Misteriosos de Babilonia. Su área de dominio es infinita, Él no tiene limitaciones ni fronteras, Sus poderes son infinitos, y aun así, el interactúa constantemente  con el simple hombre. En otras palabras, el Dios de Israel está profundamente involucrado en los asuntos humanos, y de hecho, usa los asuntos humanos para alcanzar un propósito mucho mayor. Y, Su gran plan envuelve el establecimiento de una nación de personas que ÉL va a rescatar, redimir, enseñar, educar, y disciplinar: Israel.  

 

Así que, aunque Israel (como fue creado en Génesis) era un grupo de personas separado e identificable, fue, en el momento de las últimas palabras escritas en el libro de Génesis, estaba todavía en una forma bastante primitiva. Dios ha hecho poco, todavía, para crear ese orden de sociedad peculiar que hará a Israel una separada y distinta de las otras. Lo único que los hacia diferente de los egipcios era la raza y la vocación: ellos eran primordialmente pastores Semitas mientras que los egipcios eran rancheros de reses,  hacían ladrillos y venían de la línea de Ham. Éxodo es el lugar en la Biblia donde nosotros vemos otra división, elección y separación: Israel avanza de la infancia a la adolescencia y es fundada como una nación de gente, madurando de solo un grupo de personas. Una nación con su propia cultura y leyes, morales y éticas muy bien definidas….su propia historia, su propia tierra, y su propio Dios que estableció los valores, ética y sistema de justicia inmutable por las cuales Israel debe vivir sus vidas.   

 

A nosotros, al comienzo de Éxodo, se nos introduce la primera Pascua. Y, la primera Pascua, fue la gran terrible noche cuando Dios envía la plaga final sobre Egipto que causó que Faraón dejara salir al pueblo de Dios; y fue la plaga que resultó en la muerte de cada hijo primogénito a través de todo Egipto. Aunque, para aquellos que siguieron las instrucciones de Dios de pintar los dinteles de sus casas con la sangre del cordero, la muerte pasó y no los tocó. Todo Egipto fue puesto bajo castigo de muerte por su rebeldía en contra de Dios. Pero, Dios hizo provisión solo para aquellos que confiaban en Él. Y, esa provisión fue por medio de la sangre que fue derramada de un cordero inocente; por esa sangre sola ellos serían salvos. Aquí, en Éxodo, no podríamos tener un retrato más perfecto en la Biblia entera, que el que nos da Éxodos, para el propósito del futuro Mesías, Yeshua, Jesus Cristo.  

 

Y, en Éxodo, nosotros también vamos a ser introducidos a un nuevo pacto. Si ustedes estaban prestando atención a lo que yo acabo de decir, sus orejas probablemente se hubiesen levantado, y ustedes estarían pensando “¿Qué? ¿Qué fue lo que él acaba de decir? ¿Éxodo, un nuevo pacto?” como puedes ver la terminología tiene un enorme impacto en la manera que nosotros percibimos nueva información. A nosotros nos han enseñado típicamente que la Biblia se basa en dos divisiones principales llamadas Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. La mayoría de las cosas en la cristiandad está basada en la premisa de que habían unas reglas y leyes originales dadas a la humanidad por Dios, las cuales eventualmente fueron repuestas por unas nuevas y mejores llamadas el Nuevo Testamento y para los cristianos EVANGELICOS  ha sido fuertemente implícito que hay muy poca importancia el saber más de la Biblia de lo que encontramos en el Nuevo Testamento, así que el Antiguo Testamento es visto como simplemente historia antigua, o como algo curioso, que solo le aplica a los estudiosos  y académicos….o tal vez historias interesantes para los niños en la escuela dominical….y para las personas que tienen mucho tiempo en sus manos. 

 

Aquellos de ustedes que analizaron minuciosamente el libro de Génesis en mi clase están comenzando apreciar el mayor de los principios espirituales que nosotros tendemos atribuir como  original del Nuevo Testamento, cuando en realidad ya estaban operando, y nosotros ya lo hemos encontrado, aquí mismo en el libro más antiguo del Antiguo Testamento.   

 

EL punto es este: nosotros realmente necesitamos relegar los términos Antiguo Testamento y Nuevo Testamento de nuestro vocabulario. Lo que nosotros tenemos es la Biblia: Una Palabra de Dios unificada. Y, al igual que Dios es uno, echad, así mismo son las Sagradas Escrituras. Si quitas el Antiguo Testamento solo vamos a tener la mitad de la Biblia. Si quitamos el Nuevo Testamento solo tenemos la mitad de la Biblia; la mitad de la Palabra de Dios. Y, cuando nosotros quitamos CUALQUIER MITAD, no es que perdemos la mitad del conocimiento, es la mayoría, si no todo, de lo que nosotros pensamos que sabemos está actualmente bastante incompleto y torcido.      

 

Permitanme también hacer el punto que el Nuevo Pacto, y el Nuevo Testamento, no son la misma cosa. El Nuevo Pacto es anunciado en el Antiguo Testamento (en Jeremías 31). El Nuevo Pacto es otra profecía de la serie de pactos que Dios haría con los hombres; cada pacto es necesario e importante…..y cada pacto todavía es válido. El Nuevo Testamento sencillamente registra que el Nuevo Pacto como es anunciado en Jeremías sucede, y que Yeshua Ben Yosef, Jesus el hijo de José, es el Mesías que trae el Nuevo Pacto por medio de SU sangre expiatoria para nuestro beneficio.   

 

Ciertamente, nosotros vamos a ver que Dios también le da a Moisés un nuevo pacto; no el mismo pacto de lo que nosotros llamamos El Nuevo Pacto; pero era, para Moisés, lo último de una serie de pactos que el Señor establece para que se cumpla Su voluntad. El pacto dado en el Monte Sinaí es lo que los cristianos típicamente llaman los 10 mandamientos, o La Ley; que consiste, como vamos a ver en las próximas semanas, de mucho más que 10 leyes básicas de Dios.   

 

Lo que nos presentan en este nuevo pacto dado a Moisés es un  nuevo TIPO de pacto; un pacto CONDICIONAL; un pacto que es bilateral; un pacto que es basado en el HOMBRE, al igual que con Dios, cada uno haciendo su parte. Un pacto que es recíproco entre Dios y el Hombre. Esto es completamente diferente al pacto que Dios hizo con Abraham unos 600 años atrás. Para ese pacto, el cual nos lleva al establecimiento de lo que la Biblia llama la “línea de pacto de la promesa”, era incondicional. El pacto con Abraham, Isaac y Jacob era unilateral. Era un solo camino….NO recíproco. Todo dependía de Dios. Nada de lo que el Hombre hiciera podía hacer que Dios se retractara de ese pacto, o lo cambiara. En otras palabras, los primeros pactos eran promesas de Jehová para Abraham.    

 

Este nuevo pacto dado a Moisés en el Monte Sinaí de ninguna manera sustituye el pacto viejo y diferente dado a Abraham. No era un mejor modelo o uno más nuevo, diseñado a sustituir el viejo. Era sencillamente otro pacto, con una naturaleza y propósito completamente distinto del que le habían dado a Abraham. Aún así, al igual que la primera mitad de la Biblia es la base de la segunda, así mismo los pactos de Abraham son la base para el nuevo dado a Moisés. Por lo tanto, los pactos de Abraham y Moisés son bien diferentes pero están estrechamente conectados, al igual que están los capítulos en un libro.   

 

Éxodo es una saga; es un canvas pintado con amplias pinceladas. Aún así, nosotros no debemos pensar que es como una lección secular de historia. Solo los eventos y dibujos mentales que ilustran y demuestran los principios divinos y propósitos son registrados para nuestro estudio. Por lo tanto, Éxodo no nos da muchos detalles de sucesos, lugares, personas, y culturas. No describe la maravillosa y avanzada sociedad de Egipto, y tampoco nos dice mucho sobre el tiempo de Israel allí. No nos da información precisa de la ruta del Éxodo. No nos dice mucho sobre el Faraón del Éxodo. Excepto por las instrucciones explicitas de la construcción del Tabernáculo del Desierto y los rituales que le acompañaban, los detalles son muy pocos en Éxodo.  

 

Desde el momento del cierre del último capítulo de Génesis hasta el comienzo del libro de Éxodo, alrededor de 350 años han pasado….silenciosamente, como si no le importara a Dios decirnos mucho de lo que sucedió en Egipto. O, es como sí Dios se hubiese olvidado de Israel, lánguido en el calor y la fuerza laboral que había llegado a ser su suerte. Y, no hay duda, que la mayoría de esos hebreos debieron de haber sentido que, ciertamente, Dios los había abandonado.

 

Lo que yo pienso que ustedes van a ver, es que lo que Dios hizo con Israel fue hacer un bizcocho metafóricamente hablando. Dios cuidadosamente seleccionó los ingredientes para hacer a Israel; luego ÉL los mezcló hasta que estuvieran propiamente unidos, y luego puso la mezcla en un horno para ser horneado. Él puso su cronómetro celestial para la cantidad de tiempo exacto que Él sabía que era necesario para que este bizcocho hebreo se solidificara y creciera y llegara a ser útil….400 años…y EL esperó. Aún cuando Él indudablemente monitoreó el proceso de hornear, en general, no había necesidad para una intervención sustancial de Su parte. El bizcocho iba a permanecer en el horno hasta que el cronómetro sonara, y se acabara de hornear. Bueno, cuando Dios abrió el horno, Israel salió.  Y, aparentemente no había necesidad de que ÉL nos dijera los detalles de lo que estaba sucediendo durante el tiempo en que Israel se estaba horneando en el horno de Egipto. Por lo tanto, la Biblia casi no contiene nada sobre esos años.  

 

La Torá nos presenta, esencialmente, con un par de tope para libros (con los volúmenes entre medio de esos tope de libros faltando) sobre lo que aparentemente uno de los más, sino el mas, importante propósito de Dios para la determinación de Dios que Israel estaría, ciertamente pasando mucho tiempo en Egipto. El primer tope para libros es génesis 46:3, donde Dios le dice a Jacob, “En Egipto te hare un gran pueblo, no tengas temor de descender allá”.   Y ese tope para libros esta solo hasta que el próximo ocurra prontamente después del comienzo de los primeros versos de Éxodo. “Pero los hijos de Israel se habían multiplicado, pues fueron fecundos y se hicieron muy numerosos, llegando a ser muy poderosos. El país estaba lleno de ellos.”  Dios profetizó el extenso crecimiento de la población de Israel, declaró que sucedería, y así sucedió. El cómo sucedió puede ser de interés para el hombre, pero la única misión de Dios era asegurarse que sus propósitos divinos fueran cumplidos.   

 

Tal vez algunos de los Israelitas recordaron que Dios les dijo a sus antepasados, Abraham, y más tarde Jacob, que Egipto era su destino por un tiempo. Y, tal vez ellos pensaron que al igual que la predicción de su estadía en Egipto y el crecimiento de la población había llegado a una realización, así mismo sucedería en el tiempo designado de Dios, como fue prometido en Génesis 46:4, “Yo los traeré de seguro de regreso”, pero después de 3 siglos y medio en Egipto, con aparentemente muy poca participación de parte de Dios, ¿cuánto más esos hebreos realmente recordaron  esas reconfortantes promesas, dada sus condiciones como trabajadores esclavos? Y, mucho más importante, ¿cuánto más ellos todavía confiaban en el Único que había HECHO esas promesas y ahora eran tan distante; confiar en ÉL durante un tiempo que aunque vivían entre medio de una cultura que endiosaba y adoraba a bestias, hombres, el sol, la luna, y las estrellas? Una cultura que estaba completamente preocupada con la vida después de la muerte….y no sabían nada acerca de Dios.

 

Esta cultura de muerte de Egipto era probablemente una de las razones que nosotros vemos tanta reserva de parte de la Torá para discutir la muerte y la vida después de la muerte. El Antiguo Testamento nunca presenta un concepto de morir e ir al Cielo; de hecho, lo que sucede después de la muerte apenas es mencionado en el Antiguo Testamento, y nos da un retrato borroso. La religión de Egipto era una de monumentos magníficos y de imágenes de dioses, y una que se enfocaba en la muerte. Las pirámides eran panteones y reinos independientes para vivir después de la muerte. Por lo tanto, la religión de Israel llegó a ser una sin imágenes, y el único monumento autorizado que vamos a encontrar en Éxodo era una estructura modesta construida para Dios para que habitara con Su gente. Y el tema de la muerte era simplemente tratado como un hecho misterioso.    

 

Desafortunadamente para nosotros, Éxodo comienza inmediatamente directo al punto, y nos dice solo en los términos más amplios la condición de los hebreos en Egipto. Los versos del capítulo 1 establecen el escenario para la batalla que se aproxima con Faraón, a través de Moisés. Pero, hay otras fuentes de información de importancia histórica que existen acerca del tiempo de los Israelitas en Egipto….otras fuentes además de la Biblia; y nosotros vamos a explorar varios puntos de interés que hacen uso de esta información, incluyendo la escurridiza ruta del Éxodo, la localidad del Monte Sinaí, el lugar del cruce del Mar Rojo, y mucho más.   

 

Para poder mejor entender el libro de Éxodo, y para comprender no solo lo que dice, sino lo que SIGNIFICA en relación a toda la Escritura en general, nosotros necesitamos poder mirarlo de un punto de vista estructural: ya que hay temas y patrones y divisiones lógicas que aparecen y trabajan juntas para darnos un buen entendimiento de la formación y maduración de Israel como nación. Y, el entender el contexto de Éxodo es clave para entender todo lo que sigue en la Biblia.  

 

El reconocido estudioso, Everett Fox, ve 6 divisiones dentro del libro de Éxodo.  Ahora, permítanme decir desde el comienzo, que de la misma manera en que las divisiones Bíblicas comunes del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, los 66 libros, y todos los capítulos y versos enumerados son hechos por el hombre y no de importancia espiritual, así mismo es el concepto de las 6 divisiones dentro del libro de Éxodo. Es todo un poco arbitrario. El propósito de todas estas divisiones es solo para darle a nuestro cerebro una manera para tratar con el puro volumen de las Sagradas Escrituras, y una manera más eficiente de comunicarse entre nosotros mismos en lo que respecta a pasajes Bíblicos en específico, al estudiar y discutir y escudriñar la Palabra de Dios para nosotros.   

Así que, de acuerdo al método de Everett Fox, el ve la división de apertura de Éxodo, la primera de seis, como lo que él llama la Narrativa de Salvación. Dios redime a Su pueblo escogido. Estos primeros capítulos van a repasar las circunstancias y los métodos que Dios usó, primordialmente a través de Moisés y Faraón, para permitir ahora la enorme nación de hebreos salir de Egipto….en un tiempo cuando eso es lo último que Faraón quería que ocurriera, porque Faraón muy bien sabía que al Israel irse de Egipto esto seria devastador para su nación.  

 

La segunda división él la llama la Experiencia en el Desierto. Esto trata con las experiencias de Israel como un centro de refugiados, caminando a través del estéril páramo, inmediatamente seguido de su escape de Egipto. El principio del periodo cuando Dios le muestra a Israel quien ÉL es, que ÉL es confiable, que ÉL es Santo, y que él es justo y no se debe de tomar como una nimiedad. Y, termina con ÉL mostrándole quienes ELLOS son ante sus ojos, al marchar lejos de lo que ellos eran en Egipto.

 

Esto nos lleva a la División 3, Pacto y Ley…. (Lo que correctamente se llama Torá), donde Dios comienza a tratar con la estructura de Israel mismo; particularmente la estructura social y religiosa. En Egipto, Israel era solo un apéndice de Egipto; ahora, ellos experimentaron esa primera Dinámica de Gobierno de Dios  que nosotros discutimos acerca de un año atrás.: división, separación, y elección. Israel estaba en proceso de ser dividido y separado y moldeado en una nación construida a la imagen de Dios, y para el servicio a ÉL. Y, por medio de Dios dándole a Israel un manual de vida para vivir; un manual de vida para las personas redimidas; un manual de vida para vivir en armonía con Dios. Sin necesidad de conjeturas.

 

Siguiendo con el tema Bíblico de “estructura”, la División 4 se mueve a las instrucciones, plan de acción, para la construcción de la estructura y el establecimiento del sacerdocio para servicio en esa estructura, para que Dios pudiera morar, residir, entre Su pueblo escogido; y esa estructura del edificio es lo que nosotros llamamos el Tabernáculo del Desierto. El Tabernáculo del Desierto es solo un modelo físico de un lugar espiritual y celestial, que cientos de años más tarde le seguirá con el primer Templo, nosotros vamos a pasar un tiempo explorando el diseño del Tabernáculo y el simbolismo detrás de los rituales decretados por Dios que los sacerdotes van a llevar a cabo allí. Porque ambos diseños y ritual son proféticos al igual que instrumentos simbólicos de aprendizaje, y nos va ayudar a entender mucho de lo que se nos esconde  en el Antiguo Testamento si nosotros primero no entendemos el significado del Tabernáculo y sus servicios, particularmente como aplica al libro de Apocalipsis.   

 

Luego, después que Dios ha puesto su divina ordenada estructura, la División 5 presenta la respuesta del hombre al implementar su PROPIA estructura de la forma en que podemos esperar que una raza humana procediera con el concepto de estructura: ellos construyeron un Becerro de Oro. Al hacerlo, ellos están tratando de regresar a la manera antigua y familiar de Egipto.  Y, lo que sigue son las consecuencias terribles cuando el hombre se rebela en contra del sistema de orden de Dios, se involucran en idolatría, y como Dios provee un camino para la reconciliación cuando el hombre peca, se rebela, en contra de un Dios tan justo. Esta división de Éxodo es llamada por el Sr. Fox  muy apropiadamente, Infidelidad y Reconciliación.

 

La 6ta y última división de Éxodo tiene que ver con la construcción actual del Tabernáculo de Desierto, y luego Dios habitando la estructura.

 

Yo no creo que Everett Fox pretendía hacer ninguna analogía por medio de la manera en que él, apropiadamente, dividió el libro de Éxodo. Pero, nos da una herramienta interesante para mirar como Dios trabaja, y nos ayuda a visualizar los patrones que Dios desarrolla y usa a través de la Biblia. Y, nosotros vemos este mismo patrón de Dios aparecer en nuestras propias vidas como creyentes: salvación, la experiencia en el desierto, recibir el pacto y la ley (Torá, la Palabra Viva), preparando el tabernáculo (nosotros) que Dios (el Espíritu Santo) pueda morar con nosotros, nuestra inevitable infidelidad  en contra de Dios debido a nuestras inclinaciones maléficas que todavía son parte de quien nosotros somos, y Su amable provisión para reconciliación, y finalmente el fin y perfección del tabernáculo que está todavía en un futuro.   

Pero, más allá de esta estructura de Éxodo, también hay algunas palabras que Dios usa que da una hermosa unidad en todo. Tristemente, muchas de las Biblias modernas en inglés enmascaran esta unidad a varios grados porque estas palabras son de origen hebreo, y la MANERA en que las palabras hebreas son usadas es un poco diferente a inglés. Nosotros vamos a encontrar a través de Éxodo, la recurrencia de las palabras ver, gloria, servir, y saber. El idioma ingles puede hacer que esto sea un poco mas dificil para observar, y yo quiero que estén al tanto y preparados al comenzar el libro de Éxodo y descubramos estos patrones, así que déjenme darles un ejemplo de lo que le estoy hablando.     

 

Vamos a tomar la raíz de la palabra recurrente “servir”; la misma cambiara de forma y énfasis cuando entremos en Éxodo. Nosotros vamos a ver a los hebreos moverse de servi-tud al Faraón, a ser-vicio a Dios. Cuando a los hebreos se les dió la Torá, también se les advirtió en contra de la adoración a otros dioses. La Torá también especifica como los Israelitas, como hijos de Dios, debían de tratar a los “sier-vos”. Como ellos debían de dirigir el “ser-vicio” en el Tabernáculo, y como Dios debía ser “ser-vido”.  

 

Ahora este ejemplo ni es planeado ni es alegórico o un estilo literario…..el mismo es típico. Yo les estoy llevando en este desvió momentáneo para explicarles la importancia de la significativa estructura de la palabra hebrea en el hebreo Bíblico lo cual toma una palabra raíz, como “servir”, y luego la moldea y la forma dentro de la escritura en una manera que particularmente es beneficiosa para los que la escuchan como una palabra hablada; absorbiéndola a través del escuchar y luego memorizándosela. Estos patrones de las palabras hebreas son también muy útiles en ayudarnos a conectar los puntos….eso es, nosotros podemos seguir patrones de pensamiento mientras Dios los teje y desarrolla Su creación de una manera orgánica y compleja, más profundo de lo que la habilidad humana puede concebir y llevar a cabo. Un concepto unido al próximo, y luego al próximo, formando una cadena; cada pequeño paso necesario, no importando lo doloroso y largo que pueda parecer a nosotros. Y, todo esto es hecho en la ÚNICA manera que puede ser hecho, para que Dios pueda traer a la humanidad de la Creación a un lugar de re-Creación y de unidad perfecta con Él que ÉL desea y que Él VA HACER. Y, el principio y estructura de este plan divino, y este invariable patrón, está completamente presentado en Éxodo.    

 

Bueno, vamos a continuar. Yo no espero que ustedes recuerden todo esto, solo que puedan hacer una nota mental del mismo, para que la luz se prenda de vez en cuando durante los próximos 6 meses que vamos a estudiar el libro de Éxodo.

 

Debido a que la Biblia no nos da mucha información acerca de los 350 años que pasaron desde el tiempo en que los Israelitas entraron a Egipto, hasta que Dios comenzó a preparar a Moisés a traerlos FUERA de Egipto, yo quiero pasar unos minutos mostrándole un posible escenario para las escenas de apertura de Éxodo.   Y, esta información viene de encuentros arqueológicos, al igual que egipcios, griegos y registros históricos romanos.  

 

Los primeros dos siglos que los Israelitas pasaron en Egipto habían sido prósperos para todos. Todas las indicaciones son que ellos Vivian cómodamente y en paz. Se les había asignado, por el faraón, gracias a José, lo que era intencionado ser un territorio permanente que era perfecto para el estilo de vida que ellos tenían como pastores, en la tierra de Goshen. Goshen estaba en una área de Egipto llamada Egipto bajo, aún cuando estaba en el área norte de Egipto. Noph era la ciudad capital de Egipto Bajo, y probablemente allí fue donde José estaba cuando trató por primera vez con sus hermanos, que habían venido a Egipto en busca de granos debido a la hambruna. 

 

Pero, nueva evidencia, reunida por personas que no esperaban lo que descubrieron, muestra que José también tenía un palacio en la ciudad donde muchos de los Israelitas vivían: Avaris. Y esto parecía muy natural, ya que José iba a querer estar cerca de su padre y sus hermanos y de los miembros de su familia hebreos.

 

Como pueden imaginarse, no todos los hebreos permanecieron pastores. Muchos tomaron oficios de construcción, aprendidos (sin duda alguna) de los egipcios que sobresalían en la arquitectura. Otros llegaron a ser mercantiles y algunos hasta granjeros y agricultores. Nuevamente, ellos debieron de haber aprendido estos oficios de los egipcios y de los muchos extranjeros que habían conocido, ya que ellos vivían en la misma área que nosotros llamamos ahora el Medio Este donde muchos extranjeros pasaban cuando iban de camino a Egipto.   

 

Los textos de la Biblia, y la cantidad de monumentos egipcios, dan toda indicación que los hebreos no estaban restringidos a solo la tierra de Goshen, ni tampoco se cohibían de moverse a otras áreas de Egipto. Con el tiempo, muchos llegaron a ser expertos en crecer cosechas, usando los tremendos recursos del Nilo para su ventaja.   

 

Muchos de ellos se asimilaban a la cultura egipcia, a varios grados. A través de tratos diarios con los egipcios nativos, y a través del matrimonio mixto, Israel y Egipto designaron una conexión. Y, junto con el aceptar la cultura egipcia, ellos comenzaron adoptar muchos de los rituales y creencias religiosas de los egipcios.

 

En algún momento alrededor de a mediados de la llegada a Egipto, un cambio ocurrió y alteró para siempre las vidas de los Israelitas. Comenzando solo unas décadas antes de la llegada de José como esclavo en Egipto, los tan llamados gobernantes Hyskos habían establecido su dominio sobre casi todo Egipto: primordialmente Egipto Bajo. Los Hyksos eran de algún lugar en el Medio Este. Ellos eran semitas, primos de Israel. Sin importar de donde ellos eran, ellos NO eran egipcios…..ellos eran extranjeros, y los egipcios detestaban ser gobernados por estos “Pastores Reyes” como les decían o conocían. Su dominio en ocasiones era más o menos, mostrando ganancias en Egipto Superior  (al sur), y el territorio que se encontraba entre medios de Egipto Superior y Egipto Bajo….inevitablemente también perdiendo terreno. Eventualmente, un general egipcio en la ciudad llamada Thebes (ahora conocida como Luxor) junto a un ejército de egipcios nacionales, derrotó a los tan odiados gobernantes Hyksos de una vez y por todas. Los Israelitas ahora vendrían a ser el punto central de resentimiento por casi 2 siglos por la gente egipcia lo cual no hay duda alguna comenzó con José cuando aceptó su servicio a cambio de comida durante el famoso periodo de 7 años de extrema hambruna.   

 

El primer trabajo del Rey de Egipto era desmantelar cualquier influencia extranjera que hubiese podido amenazar a Egipto. Y, eso quería decir el ganar control sobre los Israelitas el cual habían crecido a amenazadoras proporciones. Indudablemente los Israelitas eran la mayoría de personas en el área delta del Nilo. Pero, ellos también se habían esparcido y establecido en otras áreas de Egipto. Así que, la solución era directa y una simple: subyugarlos; hacer de los Israelitas obreros forzados.    

 

Para todo propósito práctico, nosotros podemos decir que había un revés de suerte. Los Israelitas, quienes habían llegado a ser ricos, numerosos, y habían adquirido influencia política en Egipto, fueron desposeídos y llegaron a ser la clase baja. Los egipcios que habían sido relegados a una clase menor a los Israelitas por tanto tiempo, estaban ahora en control.

 

Aún cuando la idea de esclavitud es detestable para nosotros eso no quiere decir necesariamente (aparte de una pérdida completa de libertad) que los esclavos eran tratados pesimamente. De hecho, casi toda la evidencia es que, excepto por los últimos años en Egipto, los hebreos fueron tratados decentemente. No debemos de pensar que los egipcios eran por naturaleza crueles y basto. Ellos eran personas moralistas, con morales y éticas profundamente enraizadas; educados, inteligentes, y con visión del futuro. Aparte, ¿qué uso tenía un esclavo mutilado o muerto?

 

A pesar de lo que Cecil B. DeMille le dijo al mundo en su famoso rehacer de los 10 mandamientos, los israelitas NO construyeron pirámides. De hecho, en el tiempo de la llegada de Jacob a Egipto, la era de construcción de las pirámides había terminado. Los hebreos no fueron usados como lubricantes humanos debajo de los rodillos de 30 toneladas de piedra para construir bloques. Su trabajo era hacer  ladrillos de barro, excavando y restaurando las vías navegables y canales, y constructores de grandes ciudades. Los israelitas son identificados más siendo los constructores de las dos grandes “ciudades-almacenes” Pithom y Raamses, en el área de Goshen. Y, eso, claro que, es donde el enclave hebreo de Avaris había estado en existencia comenzando unos años antes del tiempo de José. Una “ciudad-almacen” simplemente quería decir un centro de distribución de suministros regionales. En este caso, estas ciudades servían para la población civil y el ejército militar egipcio, y estaban estratégicamente localizadas en Goshen porque era la frontera del este más cercana y porque era una región de crecimiento de alimentos.    

 

Gracias a la brillantez de la ciencia egipcia, la cultura y el arte, y la tremenda destreza y ética de trabajo de los Israelitas (aún cuando fue trabajo forzado), Egipto llegó a ser una sociedad mundial. Nosotros podríamos hablar por días y examinar los maravillosos logros de la ingeniería civil egipcia, pero eso realmente no es el  propósito de la clase. En mi opinión, la grandeza de Egipto en su pico más alto, no ha sido sobrepasada en estos días. La sociedad pobre que es Egipto hoy en día, no muestra parecido alguno al Egipto en el tiempo de Moisés.

 

También es beneficioso para nuestro estudio el poder entender que Egipto era la canasta de pan para el mundo. Y, que ironía era eso, considerando que su pluviosidad anual es casi inexistente. Más bien, es la función del Nilo el que hace a Egipto una increíble máquina de alimentos. El Nilo se inundaba anualmente, y depositaba sienos fértiles en los sembradíos que rodeaban las orillas. Los sistemas de riego fueron construidos desde tiempo inmemorial para regar agua a estos sembradíos. Más tarde, mucho antes del tiempo de los Israelitas, los canales fueron construidos, de tal manera que las ORILLAS se inundaban junto con el Nilo. Era una manera de expandir los sembradíos más allá del Rio Nilo, y tomar ventaja de todos sus beneficios.   

 

Un tiempo más tarde en la carrera de José como gobernante de Egipto, varios lagos artificiales fueron construidos como almacenamiento de agua….para usarse en la agricultura, el abastecimiento de agua para los ganados (los cuales los egipcios preferían sobre las ovejas), y para uso del hogar para la población que iba en aumento.  De hecho, hay canales llamados en memoria de José que aún se usan hoy en día, y todavía tienen por nombre José.

 

Permitanme terminar esta introducción a Éxodo diciendo que en el momento en que los Israelitas se encontraban en  Egipto, la tierra era una de plenitud,  belleza y arte. Era una tierra para envidiar. En el Éxodo vamos a ver a los Israelitas quejándose de su incomodidad en el Desierto de Sinaí, también vamos a escucharlos desear la vida que tenían en Egipto. No la parte forzada de trabajo, sino que la certeza de comida, albergue, y el ser parte de una cultura maravillosa y familiar.  

 

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887