Exodo Lección 21 Capitulo 21

Éxodo

Lección 21 Capitulo 21

Capítulo 21 de Éxodo comienza con estas palabras sencillas y directas de YHWH: Estos son los decretos que expondrás ante ellos….

Bueno, tal vez no es tan sencillo después de todo; Éxodo 21 es uno de esos capítulos que tiene que ser visto muy cuidadosamente porque algunas ideas y nociones imperceptibles son presentadas que pueden grandemente afectar todo lo que viene después. Por lo tanto, antes de tan siquiera leerlo, nosotros vamos a pasar esta lección entera discutiendo lo que debemos buscar.   

Las sutilezas comienzan con la misma primera palabra del capítulo 21: en el hebreo original la palabra es  ve-‘elleh, el cual en el sentido más literal significa “y estas son”; la palabra clave siendo “y”. ¿Porqué es importante reponer esa pequeña palabra “ahora” con “y” o añadir la palabra “y” de nuevo en alguna de las versiones donde no está? Porque como según Rabi Ishmael dice en el Mekhilta, el término ve-‘elleh es siempre un término que conecta en hebreo. El término indica eso que va a ser dicho es una continuación de lo que se acaba de decir. El contexto de lo que se va hablar ha sido establecido en lo que vino justo antes de la palabra “ve-‘elleh”.

Nosotros hemos hablado de esto anteriormente y yo no voy a repetirlo excepto para recordarles que las Escrituras….Antiguo Testamento y Nuevo Testamento…..no fueron escritos con capítulos e interrupciones de versos y marcados. Fue mucho después en el futuro después que la Biblia fue escrita, en el siglo 13 Después de Cristo, cuando el Arzobispo de Canterbury (Stephen Langton) vio la ventaja de romper la Biblia en pedazos pequeños para poder estudiarla más fácilmente. Y para todo propósito práctico fue su sistema de capítulos y versos el que es usado hoy en día. Cerca de 200 años más tarde un Rabino hizo algo similar (pero SOLO para el Antiguo Testamento) porque el sintió que los capítulos y versos del Arzobispo Langton arruinaban  como se escuchaba en hebreo, y los judíos lo sabían muy bien. Por lo tanto, dependiendo de la versión de la Biblia que tengas, puede ser que tengas algunos capítulos del Antiguo Testamento más largos o más cortos que otras versiones, y algunos versos no son enumerados de la misma manera que en otras versiones.  

El punto es que los versos y los capítulos son artificiales y arbitrarios. El caso delante de nosotros es un perfecto ejemplo de esto: nosotros acabamos de terminar de estudiar los 10 Mandamientos de Éxodo 20, y ahora se nos da esta declaración al comienzo del capítulo 21 que dice “estos son los decretos que expondrás delante de ellos….” Esto ha sido la premisa de la iglesia gentil que debido a esas palabras al comienzo del capítulo 21, lo que existe en Éxodo 20 (los 10 Mandamientos) está por lo tanto desconectado de lo que comienza en el capítulo 21….las leyes y reglamentos que forman la Ley Judía; que el contexto de Éxodo 20 está al final, y un nuevo contexto comienza con las palabras iniciales del capítulo 21. Es este punto de vista erróneo el que ha permitido a la iglesia, por siglos, de alguna manera desasociar los 10 Mandamientos de todas las otras reglamentaciones y leyes de la Tora. Ósea, tenemos una iglesia que dice que la Torá y la Ley esta abrogada pero a la misma vez valida la continuación de los 10 Mandamientos. Aun cuando lo que nosotros vemos es que en realidad los 10 Mandamientos son explícitamente y literalmente las primeras 10 leyes, aun cuando son al mismo tiempo los grandes principios  bajo cuales las otras leyes van a estar cercados. Es como el Preámbulo a nuestra Constitución; el Preámbulo NO es un documento separado con un proceso de pensamiento aparte a la Constitución. Más bien, el Preámbulo son las palabras iniciales de la Constitución, y establece el contexto y principios básicos por los cuales todo lo que le sigue DEBE ser cercado.       

Vamos a continuar con el próximo punto significativo contenido en los primeros versos de Éxodo 21, y concierne a la palabra “decretos” que típicamente se encuentran ahí. Si ustedes miran en diferentes versiones de la Biblia, en lugar de la palabra “decretos” puedes encontrar leyes, u ordenanzas, o reglas, o estatutos. Y, estas todas tienen más o menos el mismo sentido en nuestro manera moderna de pensar: eso que ha de seguir es un código legal de comportamiento escrito; un código civil de 613 leyes para la comunidad de Israel que en ocasiones es referida como “La Ley”.   

La palabra original en hebreo que usualmente es traducida como ley, reglas, o juicios, es Mishpat…ósea, al poner la palabra original en hebreo Mishpat en el verso 1 lo hace leerse así “Ahora estos son los mishpat que debes presentarle a ellos (queriendo decir Israel)….”   Por lo que Dios caracteriza todo lo que le sigue al verso 1 como “mishpat”. Aun cuando este código civil es casi universalmente referido como “La Ley”, el término “ley” como nosotros pensamos de la ley, NO es lo que mishpat significa. 

Es la importancia de esta palabra  Mishpat, y otra palabra hebrea que en ocasiones le acompaña, “tzedek”, la cual nosotros vamos a pasar tiempo algún tiempo examinándola hoy porque  Mishpat y tzedek contienen dentro de ellas unos conceptos poderosos y divinos que los cristianos no han entendido completamente. Este mal entendido, junto con la presencia anti-judía de todos los tiempos que ha sido literalmente incorporada a la iglesia prácticamente desde sus comienzos, ha traído un punto de vista negativo del Antiguo Testamento, el cual equivocadamente le da color a nuestras percepciones acerca de cómo la Torá se relaciona con el Pacto de Cristo.   

Antes de que nosotros podamos entender mejor los excepcionales conceptos hebreos de mishpat y tzedek, nosotros primero vamos a tener que entender unas cuantas premisas básicas de la mente hebrea de antiguedad porque la misma es casi lo opuesto a la manera en que los cristianos gentiles piensan. De hecho, si prestas atención a lo que estoy a punto de decirte, vas a tener un entendimiento mayor del Nuevo Testamento en general y del libro de los Romanos en particular.  

Voy a comenzar usando una (verdadera) ilustración excesivamente simple: un cliché Cristiano citado en ocasiones acerca de la mentalidad de muchos creyentes modernos de hoy en día es que ‘nosotros somos de tanta mentalidad celestial que nosotros no somos de un bien terrenal’. Esto lo que quiere decir es que algunos creyentes están tan preocupados acerca de lo que sucede una vez entramos a la eternidad y comienzan viviendo con Dios en el cielo que nuestro tiempo aquí en la tierra llega a ser secundario…..nuestras vidas físicas siendo casi irrelevante, buenas obras y responsabilidades para nuestro prójimo son puestas a un lado, nosotros estamos solo en un tiempo de espera comparado con lo que nos espera.     

Los hebreos del Antiguo testamento, por otro lado prestaban poca atención al cielo o a la eternidad, al menos en lo que respecta a un lugar que ELLOS podían algún día existir; en vez, toda su atención, particularmente en lo que respecta a su relación con Jehová, estaba dirigida a sus vidas terrenales……todo lo que sucedía antes de que ellos murieran.  

Hay una muy buena razón para que los hebreos de antiguedad se sintieran de esa manera. Les puede sorprender saber que en el Antiguo testamento nosotros no vamos a encontrar casi nada acerca de lo que sucede después que uno se muere. Hay muy poca preciada información en el Antiguo Testamento que se dirija a la posibilidad de una vida después de la muerte. Una de las preguntas que me hacen constantemente, y estoy seguro que otros maestros de la Biblia se enfrentan con la misma pregunta, es ‘¿Qué le sucedió a las personas del Antiguo Testamento, hebreos y no hebreos, quienes murieron’, ya que Cristo todavía no había venido todavía?    

Bueno, aun cuando el tema de la muerte y la vida después de la muerte es de supremo interés para nosotros los cristianos, no era tan dominante para los hebreos del Antiguo Testamento; y el hecho tenía que ver mucho con como los hebreos veían todo lo que Dios les dijo en el Monte Sinaí, y lo que vemos escrito en la Torá. En general el punto de vista hebreo de antigüedad era que la muerte era un final natural de la existencia al igual que el nacimiento es un comienzo natural. Ahora, ciertamente ellos NO  anhelaban morir más de lo que nosotros lo anhelamos, ni tampoco lo tomaban como un hecho simple o casual. Pero, ellos tampoco le daban mucho pensamiento a lo que sucedía, si algo, después de la muerte. Su preocupación principal, en lo que respecta a la muerte, era que ellos no querían morir hasta que no hubieran vivido el término más completo del periodo de vigencia natural. El temor de ellos no tenía nada que ver con lo que sucedía DESPUÉS de la muerte; más bien era el evadir ser “cortado”; cortado siendo el término Bíblico para una muerte prematura que podía venir de enfermedad, o muerto en una batalla, o en un accidente, o siendo asesinado, o hasta como un juicio de Dios. Y, el ser “cortado” era también lo que iba a ser el destino de los malvados….su maldad iba a ser recompensada con una vida corta. En cambio cuando nosotros vemos la frase Bíblica, “tomaron su último suspiro y fueron reunidos con sus padres”, lo que significa es que esa persona vivió hasta una avanzada edad, el cual era lo que todos deseaban. Pero, también indicaba que ellos se apegaban a vestigios de Adoración de Antepasados y que alguna esencia de su ser PODÍA, de una manera indefinida, comunicarse con sus antepasados después de que morían.  

Así que, la muerte  prematura era generalmente vista como la consecuencia de, el castigo por, vivir una vida injusta….eso es, desobediencia a la Ley, hasta total maldad. No mayor consecuencia para el pecado (más allá de la muerte física) era contemplada, porque en general, la muerte era vista como el final de la existencia.     

EL Sheol, para la antigua mentalidad hebrea del Antiguo Testamento, era el lugar de los muertos. En ocasiones ha sido descrito por pastores y maestros de la Biblia como la versión del AT del término del NT, Hades, el cual usualmente se considera ser el Infierno. Ahora, desde un punto teológico, es verdaderamente defendible que técnicamente, ellos pueden estar correctos. Aunque, desde el punto de vista de lo que los hebreos de antiguedad pensaban acerca del mismo, eso está incorrecto. Sheol, para los hebreos del AT, era básicamente la tumba. La muerte y la tumba era un misterio para ellos, y mientras que hay la más mínima clave que de alguna manera abstracta pudiese haber “algo” después de la muerte, ellos no tenían idea alguna lo que era. Aunque, los hebreos después de Babilonia, vamos a decir 550 Antes de Cristo y hacia adelante, desarrollaron algunas ideas que quizás una clase de existencia diferente comenzaba después de la muerte, pero ciertamente no una mejor vida de la que habían dejado….la que dejaron antes de que murieran. Cualquiera que fuese la opinión que ellos tenían acerca de lo que sucede una vez sus cuerpos sin vida entran al Sheol, sus tumbas, estos pensamientos están esparcido a través del Antiguo Testamento, en pequeños fragmentos, y son difíciles de descifrar. Pero, ciertamente, NO había concepto de vivir una eternidad en la presencia del Dios Todopoderoso o de  ‘ir al cielo cuando uno muere’; de hecho, el pensamiento en general que nosotros encontramos en el AT es que el Sheol, la tumba, permanentemente separa a los muertos de Jehová. Esos pensamientos de “separación” es lo que ha llevado algunos maestros cristianos a reclamar que Sheol era la versión del AT del infierno, un lugar de castigo para los injustos…..y yo estoy seguro que ellos están equivocados, porque el AT dice que TODOS descendieron al Sheol….el cual, nuevamente, es básicamente un concepto a través del cual todos mueren y todos van a la tumba. Sheol, por lo tanto, era visto como el denominador común para toda la humanidad…..justos o malvados, todos los hombres morían y sus existencia cesaba. Así que, lo que importaba, era la vida      

Ahora, esto es un duro contraste a lo que el resto de la civilización antigua creía. Aparte de los hebreos, prácticamente cada cultura arqueológicamente descubierta tenía alguna clase extensa de culto a los muertos. Nosotros todos estamos al tanto que las Grandes Pirámides fueron construidas como un lugar de protección para que los Faraones vivieran su vida después de la muerte en paz y cómodamente. Un mito completamente desarrollado por el inframundo, el mundo espiritual de los muertos, que creían que la reencarnación era un procedimiento de operación común y corriente para todas las civilizaciones antiguas….excepto para los hebreos del AT.   

Lo que importaba para los hebreos del AT, era lo que sucedía durante la vida. Ellos creían que la vida, la vida física, era el comienzo y aparentemente el final de la existencia Y…. ahora esta es la clave…..el UNICO tiempo para servirle a Dios. Aunque para el tiempo de Cristo, muchas doctrinas y tradiciones hebreas habían sido desarrolladas sobre la muerte y la vida después de la muerte, aun el concepto de la resurrección; el término, en hebreo, que fue usado para incluir tanto la vida después de la muerte Y en ocasiones un nuevo mundo después que el Mesías venga, era olam haba(en español, “un mundo a venir”). Mientras que no vamos a encontrar mucho sobre el tema en las escrituras del AT, nosotros vamos a encontrarlo en los libros que fueron REMOVIDOS de la Biblia por nosotros los protestantes solo unos cuantos cientos de años atrás…..los textos Apócrifos. Eso es así, había varios libros incluidos en la Biblia pero fueron removidos por la iglesia Protestante alrededor del mismo tiempo de la Guerra Revolucionaria y la Declaración de Independencia.    

Los libros Apócrifos alcanzan el tiempo desde el final del AT, acerca de 400 AC, hasta el comienzo del Nuevo. Y, como es de esperar, nosotros encontramos en esos libros muchos desacuerdos en cuanto cuál de los muchos influyentes Rabinos tenían la opinión correcta sobre la muerte y la vida después de la muerte. ¿Por qué tanto desacuerdo? …..porque la fuente de estos puntos de vista tenía muy poco que ver con las Escrituras, y mucho más con los pensamientos y filosofías del hombre. Pero aun así…..nosotros tenemos que razonar que la vida después TODAVIA tenía un lugar menor en las mentes y propósitos de los Israelitas, excepto en tiempos de extrema persecución, como cuando estaban bajo Antioco Epifanes en el 2ndo siglo AC, y bajo los Romanos antes, durante, y después del tiempo de Cristo. El aquí y ahora era todo para los hebreos del AT….y aun después cuando ellos desarrollaron un interés y alguna teología en la muerte y después de la muerte, la misma todavía no dominaba sus pensamientos ni dictaba sus vidas, en general. Y lo que es tan importante de entender es que las nociones de muerte y vida después de la muerte que se desarrollaron justo antes que Cristo naciera, no eran generalmente Bíblicas……las mismas eran basadas en tradiciones nuevas hechas por el hombre, y estaban fuertemente influenciadas por el pensamiento griego el cual estaba ahora generalizado en la mayoría del judaísmo.     

Ahora, basado en lo que le acabo de decir, si usted fuera un hebreo en los tiempos Bíblicos del Antiguo Testamento, particularmente del tiempo de Moisés en adelante, ¿cómo USTEDES hubiesen vivido su vida terrenal? Una vida que, en lo que cualquiera conocía, terminaba en la tumba sin ningún pensamiento real de nada más a fondo. Si ustedes amaban a Dios, ustedes probablemente verían que los 70 u 80 años que estuvieron vivos giraban alrededor de su relación con Jehová; y si ustedes estaban bien serios acerca del señorío de Jehová ustedes harían todo lo que pudieran para ser justos delante de Dios, porque una vez ustedes mueren ustedes creían que su relación con Jehová permanentemente terminaba. Ustedes no tendrían más oportunidad para agradar a Dios, o comunicarse con Él. El ser justos, y agradable a Jehová, quería decir ser obediente a ÉL….de hecho, eso es exactamente lo que se nos dice en los 10 Mandamientos. Así que los hebreos de antigüedad trabajaban diligentemente para agradar a Jehová en sus actividades diarias, en cada fase de sus vidas. Esta era su meta y el propósito de sus vidas.   

Ahora, contrasta la mentalidad hebrea de antigüedad con nuestra opinión moderna Cristiana. Yo creo que sería justo decir que ciertamente nuestra primera meta hoy , como creyentes, es obtener Seguridad Eternal; ósea, que estemos asegurados, inequívocamente, de tener una vida después de la muerte, y que será mucho mejor que nuestras vidas terrenales, y que es para siempre, y será en la misma presencia de Dios. Los cristianos tienden a enfocarse en la esperanza de un futuro eterno con Dios, como una recompensa por una decisión importante que hicimos mientras estamos vivos…..el aceptar a Yeshua como Señor y Salvador. En el otro lado los hebreos de antigüedad veían primordialmente al presente….porque generalmente hablando, ellos sentían que la vida presente era todo lo que había. Cualquiera que fuera la recompensa que ellos recibieran de Jehová ocurriría durante su vida, basado en su obediencia y decisiones diarias, y la recompensa más tangible era vivir una larga vida.     

¿Puedes ver cómo estas dos opiniones tan diferentes tomadas por los cristianos, versus los hebreos Bíblicos del AT, en lo que concierne a la vida, la muerte, y la vida después de la muerte, hace tal impacto grande en cómo cada uno de nosotros acepta las responsabilidades de Dios; o cuán importante, o insignificante, nosotros vemos nuestra obediencia absoluta a los mandamientos de Dios en nuestro diario caminar?    También hace una enorme diferencia en el significado que nosotros conectamos con los principios de Dios, y a Su Palabra.

Estas dos diferentes opiniones también se extienden a como los hebreos y los cristianos piensan de la salvación. Aun hoy en día, cuando le dices “Salvación” a un judío practicante (que observa las leyes), esto significa algo completamente diferente de lo que nosotros pensamos que la salvación implica….nuevamente, NO es como la obtienes, sino qué ES. Aun cuando no es unánime, en general los hebreos pensaban, y continúan pensando, de la salvación como una realidad alcanzada por medio de sus antepasados. Eso es, Dios en toda SU Gracia y Misericordia, estableció el grupo separado, las personas salvas, a través de Abraham, Isaac y Jacob, y por lo tanto si, por la Gracia de Dios, fuimos lo suficientemente afortunados para ser un miembro de ese grupo separado, los hebreos, los Israelitas (expresado en ocasiones en la Biblia como la semilla de Abraham), entonces eras salvo. ¿Salvo de qué? De no ser un pagano.  

600 años después que el  pacto de Abraham inicialmente  estableció el pueblo separado llega la venida de un nuevo pacto de Jehová, el Pacto de Moisés. Tras el pacto de Moisés, la intención de uno de ser obediente a ese Nuevo Pacto, era lo que comúnmente se le llamaba la Ley, era lo que te guardaba en ese grupo separado…..te guardaba salvo, te guardaba de ser un pagano. Así que, para los hebreos de antigüedad el ser salvo sucedía primero al ser un miembro del grupo que Dios separó como Su pueblo especial, los Israelitas, los hebreos, y luego por permanecer en el grupo por medio de tu dedicación a obedecer la Ley. El nacer hebreo, y ser parte del Pacto Mosaico a través de la obediencia a la ley era tu RECOMPENSA, mejor dicho, el sencillamente ser parte del pueblo de Dios, ser parte de Israel, era de lo que la salvación consistía. Nada más. El pensar de cualquier recompensa adicional después que tu vida terminara sencillamente no era parte de la salvación de acuerdo al pensamiento de aquellos que escribieron las Escrituras del Antiguo Testamento.  

Nuevamente, contrasta esto con la opinión de los cristianos que la Salvación es mayormente acerca de lo que sucede DESPUÉS que nosotros morimos. Para nosotros, la Salvación tiene que ver con perdón de pecados en esta vida presente, obtener una justificación basado en lo que OTRO hizo (Jesús Cristo), y como resultado nosotros recibimos una vida después de la muerte, para toda la eternidad, con Jehová. Nuestra recompensa toma lugar PRIMORDIALMENTE en el futuro, en un mundo espiritual, después que morimos.   

Con todo eso como trasfondo, tal vez AHORA nosotros podemos entender mejor las mentes de los Israelitas, aquellos hebreos de antigüedad, y todos sus descendientes, en su ferviente deseo de seguir las 613 Leyes de la Torá en su corta vida en la tierra. El tipo de justificación que nosotros los cristianos básicamente buscamos es primordialmente el terminar en el cielo; el tipo de justificación que los hebreos deseaban era, en algunas maneras, un asunto terrenal diario, con la recompensa primordial sencillamente sabiendo que fueron obedientes, y por lo tanto agradable a Jehová, y por consiguiente permaneciendo como parte de su pueblo separado, escogido.   

Parte de mi propósito y meta en esta clase de Torá es revelar la Palabra de Jehová a ustedes dentro de la mentalidad y cultura de las personas a las que Dios se la dio en primer lugar. Fuera de esa mentalidad nosotros obtenemos ideas distorsionadas de lo que estaba sucediendo en la Biblia Y  la intención de Dios que nosotros aprendiéramos. Así que este punto de vista en general de la vida, muerte, y generalmente la ausencia de cualquier vida después de la muerte (y si había vida después de la muerte era aparte de Jehová), grandemente afectaba el concepto hebreo del AT  (date cuenta que dije el ANTIGUO TESTAMENTO) de lo que exactamente Dios quería decir con las palabras fundamentales de Mishpat y Tzedek, por lo cual afectaba como ellos veían lo que la Ley ERA, para lo que ERA, y como ellos debían de relacionarse a la misma. Y era BIEN diferente de como los cristianos han sido enseñados a verla. Los hebreos, en general, NO tenían un acercamiento de justificación por medio de obras a su fe; más bien, el mismo involucraba un acercamiento a justificación por medio de obediencia, originado de un reconocimiento que es la gracia de Jehová la que hizo de los hebreos Su pueblo escogido y que cualquier individuo hebreo era afortunado de ser un hebreo. Eso está muy lejos de este infame espíritu acusador de legalismo que la iglesia constantemente arroja sobre los hebreos del tiempo Bíblico.    

Y claro que sí, la tradición…doctrinas hechas por hombre… han realmente ensuciado las aguas en el tiempo de Cristo, y como resultado la mayoría de los hebreos rechazaron, y continuaron hasta este día rechazando, tanto su necesidad de una verdadera Salvación y ÉL que fue enviado a salvarles. Pero, no fue porque ellos pensaron que su propia manera de justificación les ganaba la vida eterna con Dios…..la mayoría de ellos ni tan siquiera pensaban que esa posibilidad existía, y lo que algunos si creyeron que sencillamente permaneciendo fiel al Pacto de Abraham y Moisés ya les HABÍA asegurado de tal futuro. Y, de hecho: las doctrinas hechas por los hombres también han ensuciado las aguas de los cristianos. Así que, no debemos sentirnos superiores y poderosos, y mofarnos de esos hebreos de antigüedad como primitivos e ignorantes.   

Ahora, vamos a ver si podemos comenzar a determinar que esas dos palabras FUNDAMENTALES y principales mishpat y tzedek quieren decir. Recuerda, mishpat es como Dios caracteriza el cuerpo de las llamadas leyes que ÉL estaba a punto de darles a Moisés y a Israel, comenzando Éxodo 21. La mayoría de las veces Mishpat es traducido en nuestras Biblias como “juicios o leyes”, y tzedek como “justo o justificación”. Así que en el AT la mayoría de las veces que veas la palabra en español “juicio o ley o justicia” la palabra en hebreo que es traducida es una forma u otra de la palabra Mishpat. Cuando veamos “justo” o “justificación”, en el AT,  la palabra hebrea que es traducida es una forma u otra de la palabra “tzedek”.    

Ahora, nosotros podríamos probablemente pasar la sesión completa luchando entre nosotros mismos en lo que la palabra “justificación” en ESPAÑOL quiere decir para nosotros…ósea, ¿Cómo cada uno de nosotros la definiría? Bueno, para evadir eso, permítanme pedirles que acepten como hecho que en el ambiente de la iglesia moderna la justificación, tzedek, ha llegado a indicar “devoción, santidad, tal vez Piedad”. Estos son términos todos espirituales… orientados espiritualmente, opuesto a la carne, o a la condición de nuestra carne. Y esto es porque nosotros los cristianos vemos nuestro espíritu como algo separado de, y más importante y más dominante que, nuestras vidas físicas.    

Piensa ahora, en lo que hemos aprendido acerca de la mentalidad hebrea de antigüedad. Debido a que ellos estaban más preocupados con su vida física, lo de aquí y ahora, creyendo que no había nada discernible más allá de la tumba, por lo tanto ellos estaban más preocupados con vivir su fe en Dios en las actividades y asuntos diarios con su semejante. Así que en vez de ver “justificación” como la clase de metas espirituales e idealistas que nosotros los cristianos lo vemos, ellos lo vieron como una humilde práctica diaria de conducta personal y toma de decisiones. Y, por lo tanto, para los hebreos de antigüedad la justificación de un hombre, su tzedek, giraba alrededor de él siendo justo y equitativo en todos sus asuntos con otros….su familia, sus amigos, sus asociados de negocios, sus clientes, aun sus enemigos. Así que justificación para el típico hebreo del AT quería decir ser justo con su semejante. Y ¿dónde ellos aprendieron lo que era la norma para ser justo y lo que justo ERA? La Ley. El Pacto de Moisés. Su intención era ser justo con su semejante de acuerdo a lo que Jehová escribió (a través de Moisés)) en la Torá.    

Así que, mientras los cristianos ven la justificación de un hombre  como algo más intangible, una condición espiritual interna, los hebreos del AT veían la justificación toda envuelta en su justo comportamiento y actitud. Los cristianos quieren que Dios vea nuestra condición interna, santa, creada como resultado de nuestra unión en Cristo, como justos; los hebreos quieren que Dios vea sus justas actividades externas como justas.   

¿Así que, cuál de estos supuestamente puntos de vistas opuestos es el punto de vista  Bíblico correcto, definido por Dios, justificación, tzedek? ¿Estaban los hebreos correctos, la justificación siendo un ejemplo dentro de nuestros tratos con nuestros semejantes? ¿O estaban ellos equivocados, y nosotros los cristianos lo tenemos correctamente, siendo la justificación SOLO una condición de nuestros espíritus, producido por Cristo? Bueno, realmente lo que yo creo es  que vamos a descubrir que ambos están correctos, y ambos están incorrectos. Porque Dios tiene una definición para justificación que no es basada en el hombre, sino que en Dios. Así que, generalmente hablando ni los hebreos ni la fe cristiana puede afirmar que ellos son completamente representativos del punto de vista de Dios de justificación, aun cuando ambos exhiben ALGUNOS de los elementos.        

Vamos a pausar nuestra discusión de tzedek momentáneamente y vamos a poner nuestra atención de regreso al termino hebreo “Mishpat”; porque lo que es casi universalmente llamado la Ley, tanto por los hebreos y los gentiles, Jehová lo llama Sus “Mishpat”. ¿Así que, qué exactamente se supone que eso signifique para nosotros?  

Los estudiosos han debatido con esto por eras. Martin Lutero también estaba fascinado con la palabra Mishpat, e, interesantemente, él en ocasiones traducía la palabra mishpat como “hacer lo justo”.  Aun así, eso no satisfice completamente, ni abarca el significado de la palabra; el cual nos estamos acercando. Así que, como ejemplo o ilustración, vamos a ver un incidente con Abraham que, yo creo, que valida y quizás expande en la definición de Lutero de mishpat, el cual nos está llevando más cerca a la verdad.    

Vamos a buscar Génesis 18:19 BP
“Pues yo lo conozco, que el dará órdenes a sus hijos y a su casa después de él de que permanezcan en los caminos de Jehová para practicar el derecho y la justicia, porque Jehová cumplirá a Abraham lo que dijo en cuanto a él.  

Vamos a enfocarnos en la frase, para practicar el derecho y la justicia; en hebreos, esto lee, “para hacer tzedek y mishpat”. Ajá; aquí nosotros tenemos un fantástico caso de las Escrituras definiendo las Escrituras porque se nos dice en la media docena de palabras justo delante de la frase “hacer tzedek y mishpat”, exactamente lo que eso significa; quiere decir, “guardar el camino de Jehová”. Así que al hacer tzedek y mishpat, lo que es justo y correcto, uno está guardando los caminos de Jehová; al menos en este ocasión con Abraham. Y, eso cae bastante bien con la manera en que Lutero lo vió.      

Vamos a resumir para ver lo que sabemos hasta ahora: tzedek y mishpat al menos parcialmente envuelve guardar los caminos de Jehová. El camino de Jehová es enseñado al hombre en detalle en el Pacto de Moisés. Y el camino de Jehová es caracterizado como siendo “justo” y “correcto”, como en justicia. Aun cuando el camino de Jehová de ninguna manera está caracterizado como severo, rígido, inhumano, código de ley justificándose propiamente, ni es negativo o punitivo.    .

Ahora vamos a ver esto en otro contexto; si nosotros fuésemos a comenzar pasar nuestro dedo por los profetas Isaías y Miqueas nosotros veríamos la palabra “juicio” usarse mucho (alrededor de 50 veces, dependiendo de la versión de su Biblia). Yo no creo que estoy muy lejos de decir que la palabra “juicio” lleva consigo un sentido severo en nuestra manera de pensar. Ósea, furia o castigo (hasta destrucción divina) podrían ser buenos sinónimos para el término Bíblico “juicio”. Mientras que eso ciertamente no es una opinión unánime de la iglesia la misma es generalmente aceptada que debido a la frecuente apariencia de la palabra “juicio” en las Escrituras Hebreas, el AT debe ser todo acerca de la furia de Dios mientras que el NT es acerca de la gracia y la misericordia.  

600 años atrás cuando la Biblia hebrea fue primeramente traducida al inglés (antes de la versión King James) la palabra juicio era más bien una palabra benigna y un término neutral….no era particularmente ni negativa ni positiva, ni indicaba algo severo o duro. Tenía la intención, en aquellos días, más en el sentido si alguien te pedía tu opinión en algo y tu respondías, “Bueno, en mi juicio, yo creo esto y lo otro”. Al decir la frase “….en mi juicio” ciertamente no quise decir, “en mi furia”…” yo solo quise decir que había llegado a una clase de conclusión o decisión sobre el asunto.   

Así que, la mayoría de la dureza que nosotros pensamos que vemos en el AT, el cual primordialmente viene del uso frecuente de la palabra “juicio”, es realmente un mal entendido del sentido de la palabra “juicio” (mishpat) misma. La verdad es que la mayoría de las veces cuando la palabra juicio ocurre en la Biblia en realidad es dirigida a tener un gozoso, redentor tono….casi lo opuesto de como nosotros típicamente hemos sido enseñados a ver esos pasajes.   

Nosotros ya hemos visto que los hebreos de antigüedad veían la justicia del hombre, tzedek, como significativo de trato justo ante los ojos de Dios, mientras que nosotros los cristianos lo tomamos a significar que nosotros tenemos un espíritu de santidad en nosotros. Pero…….y por favor capten esto…..ambos puntos de vista de esas ideas de justificación de los hebreos como la de  los cristianos son sobre NUESTRA justificación, la justificación del HOMBRE. Lo que nosotros necesitamos hacer es tratar y determinar cuál es la justificación de Dios. Y lo que nosotros encontramos es que nosotros tenemos que tomar la justificación de Dios como, siendo todo acerca de la salvación; eso es, en la Biblia cuando la justicia/tzedek es “de Dios”, se refiere a SU propósito de salvación, y todo eso sucede en Su dirección para crear un pueblo separado para Él Mismo……un pueblo salvo, un pueblo santificado, un pueblo redimido.   

Pero como la definición de justificación concierne SOLO a la justificación de DIOS (no del hombre) entonces, ¿qué es justificación cuando se refiere al HOMBRE, desde el punto de vista de Dios? Bueno, los hombres son objetos de la voluntad salvadora de Dios, ¿verdad? La voluntad salvadora de Dios es intencionada PARA NOSOTROS, es dirigida A nosotros…..la humanidad. Así que un hombre justo es uno al cual la voluntad salvadora de Dios está siendo llevada a cabo….la voluntad salvadora de Dios está sucediendo en ese hombre justo como era la intención de Dios….nosotros diríamos hoy en día, desde Cristo, que un hombre justo es, por lo tanto, un creyente; uno que ha aceptado la voluntad salvadora de Dios en su propia vida.

Bueno, si ante los ojos de Dios la justificación, tzedek, tiene que ver todo con la salvación, entonces ¿de qué se trata mishpat? Y, ¿porque esas dos palabras, mishpat y tzedek, usualmente están tan conectadas en la Escritura?  Mishpat es la norma detallada de lo que esta correcto y bien de acuerdo a Dios bajo Su Sistema de justicia. Así que si un hombre está haciendo los mishpat de Dios, quiere decir que ese hombre se está comportando de acuerdo a la norma de bien establecido como ordenados por el Señor como parte de Su voluntad salvadora. ¿Recuerdas como Lutero tradujo mishpat: “guardar la Palabra de Dios”? Él estaba realmente acercándose a algo. La única diferencia que yo tengo con eso es que yo añadiría la palabra salvadora a la definición de Lutero….eso es, mishpat generalmente quiere decir ‘guardar la Palabra Salvadora de Dios’.      

Vamos a ver si yo puedo ilustrar eso solo un poco. Vamos a ver el pasaje en Isaías el cual claramente es reconocido como siendo acerca de la salvación, y vamos aplicar lo que hemos aprendido.

Vamos a Isaias1:27

“Sion será redimida con juicio, y sus arrepentidos con justicia”.
Muchas versiones van a decir ‘redimidos por justicia’. Pero ya sea que la palabra usada sea justicia o juicio este pasaje trata acerca de la salvación; NO es acerca de algún castigo o la furia de Dios. Jehová no va a redimir a la gente de Sion (y de hecho Sion es solo otra palabra para Israel) visitándolos con furia, juicio divino, sobre ellos. Más bien, ÉL va a ejercitar Su Mishpat, SU voluntad salvadora, Su idea de justicia, sobre ellos. Y, la Voluntad salvadora del Señor, Su idea de justicia, Su mishpat es que toda la humanidad no pague el debido castigo por nuestros pecados en contra de ÉL. Más bien, Jehová MISMO, en la persona de Jesucristo, va  a pagar el precio por el pecado de la Humanidad. Ese es el mishpat de Dios…..esa es la forma de justicia de Dios…..esa es la voluntad salvadora de Dios.    

Ahora date cuenta de esto: el retrato que se está formando nos muestra a nosotros que los mishpat de Dios, su justicia justa, tiene todo que ver con Su voluntad salvadora…..desde Genesis a Apocalipsis. Y tiempo atrás la iglesia desarrolló un término, el cual nosotros todos estamos familiarizados, para ser usado cuando nos referimos a la voluntad salvadora de Dios que es revelado en SU Palabra salvadora….y ese término es “el Evangelio”. Permítanme decir eso otra vez: el término “Evangelio” es lo que la iglesia ha escogido como título para todo esto que es la salvación de Dios. Pero, el “Evangelio como nosotros comúnmente lo usamos hoy en día, es realmente solo una cita jugosa cristiana porque si yo le pregunto a 10 de ustedes que significa el término EL Evangelio, yo recibiría 10 contestaciones diferentes aun cuando todas girarían alrededor de Cristo y la Salvación. La definición educada de este término “el Evangelio” es que es “el plan de salvación revelado en la Palabra de Dios para toda la humanidad”. Yo creo que todos podemos estar de acuerdo con esto. Lo que podemos resumir con todo esto es que mishpat, cuando es usado en el contexto del mishpat del Señor (como en la Torá) no es nada más o menos que el término del AT para el Evangelio.   

Vamos a comenzar a unir todo esto yendo a Isaías 42: 1-4. Esto es una obvia referencia profética a Yeshua. Ahora sigue conmigo en sus Biblias mientras yo leo. (Lean los versos)   

OK, vamos a volver a leer esto nuevamente, y cada vez que encontremos las palabras justicia o juicio, el cual en el hebreo original es mishpat, yo voy a sustituirlo con la palabra Evangelio…una palabra familiar para nosotros, y una palabra que pinta un retrato que nosotros todos entendemos. Mira lo que sucede.
“He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre Él; El traerá el Evangelio a las naciones. No clamará ni alzará su voz, ni hará oír su voz en la calle. No quebrará la caña cascada ni apagará el pabilo mortecino; con fidelidad traerá el Evangelio. No se desanimará ni desfallecerá hasta que haya establecido en la tierra el Evangelio, y su ley (Torá) esperaran las costas”.

Bastante sorprendente, ¿verdad?

El pacto de Moisés, lo que similarmente los hebreos y los cristianos han caracterizado erróneamente, como “La Ley” es sencillamente un proceso en desarrollo del Evangelio. Nosotros tendemos a pensar (porque eso es lo que los Pastores y Sacerdotes nos  han dicho que pensemos) que el Evangelio comenzó con la venida de Cristo. De hecho fue anunciado por primera vez con el nacimiento de Cristo, o aun realmente con el Pacto de Moisés, pero en realidad con el Pacto de Abraham. Y, se nos ha recordado de ese hecho en Gálatas 3:6-8; escucha lo que dice el Apóstol Pablo:
“Así Abraham creyó a Dios y le fue contado como justicia. Por consiguiente, sabed que los que son de fe, estos son hijos de Abraham. Y la Escritura (AT), previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, anunció de antemano las buenas nuevas (el Evangelio) a Abraham, diciendo: En ti serán bendita todas las naciones”.   

Así que, nosotros necesitamos disipar esta trágica doctrina que no es Bíblica de nuestras mentes que el Evangelio comenzó cuando Yeshua nació….de hecho, fue revelado al hombre por primera vez, específicamente a Abraham, 2000 años antes que Yeshua naciera. De aquí en adelante yo espero y oro que cuando ustedes piensen acerca de La Ley, la Torá, que ustedes piensen de la misma como el Evangelio original. El AT es el Evangelio, Acto Uno. El NT es el Evangelio Acto Dos. Apocalipsis, la 2nda venida de Yeshua y el fin de toda la historia, es el final del Evangelio, Evangelio Acto Tres. Oh, que luz diferente eso pone en lo que nosotros leamos en los próximos meses en lo que queda de la Torá y cuan culpables nosotros somos de presumir de caracterizar la Torá de Dios como una legalista, dura, injusta, y un código inalcanzable de obras para justificación  y justificación propia, que ha sido abrogada y remplazada con la gracia. 

Pero nuestro estudio hoy, también señala lo maravilloso y misterioso de DUALIDAD de la REALIDAD que nosotros vamos a encontrar a través de la Escritura: para cada instrucción de Dios, AT, o Nuevo, tenemos una manifestación física de la misma en un lado, y hay un paralelo espiritual manifestación celestial en el otro lado.  

Los hebreos de antigüedad erraron al ver la revelación del Evangelio dada en el Pacto de Abraham y luego Moisés como dirigido hacia la Tierra….físico y por lo tanto enfrascado en rituales y conductas y siendo puramente temporal.  Nosotros los cristianos modernos erramos cuando vemos el Evangelio como algo exclusivamente celestial…..espiritual con muy poco o ningún requisito para nuestra obediencia a Jehová, nuestra obediencia a Su sistema de justicia, Sus mishpat. El Evangelio no es uno o el otro, es ambos; pero tampoco no es mitad y mitad. Cristo fue nuestro ejemplo perfecto de lo que la esencia del Evangelio es: Yeshua es 100% hombre y 100% Dios, el Evangelio es 100% físico y 100% espiritual. Nosotros debemos abordar nuestro tiempo de vida en la tierra con un sentido extremo de justicia  y ecuanimidad y justicia equitativa hacia nuestro semejante, y una determinación de obedecer a Dios, como lo hicieron los hebreos; pero con un sentido extremo equitativo de justicia injustificada e imputada dada a nosotros por Cristo, y de siendo guiados por el Espíritu Santo que mora en nosotros, y la esperanza de vida eterna con Jehová, como es el entendimiento cristiano. Nosotros no debemos de poner esta vida a un lado como algo poco importante; aunque esta relativa corta vida si, ciertamente, precede nuestra futura vida espiritual eternal. Nosotros debemos de ver nuestras vidas físicas como un terreno de entrenamiento; ese tiempo en el que nosotros aprendemos y practicamos la perfecta, manera de bien y justicia de Dios que nunca cambia y nunca termina…..Su mishpat y tzedek….como es dicho en su Torá. Porque, nosotros vamos a estar administrando esa misma clase de manera de bien y justicia para toda la eternidad…..aun administrándosela a los Ángeles.   

La conclusión a nuestro estudio hoy es este: cuando leemos Éxodo 21 verso uno, puede y ciertamente debería, legítimamente leer “Este es el Evangelio que debes presentarle a ellos”.

 

 

 

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887