Exodo Lección 17 Capítulo 20

Éxodo

Lección 17 Capítulo 20

LEER CAPÍTULO 20

EL contenido de nuestro estudio para esta semana, la próxima, y probablemente unas cuantas más después es complejo y en ocasiones controversial. Pero, si tú decides enfocar tu mente en lo que nosotros vamos a discutir, y le pides a Dios, a través del Espíritu Santo, que te enseñe, yo creo que vas a salir con un amor y un entendimiento más profundo de Jehová, y su Palabra escrita. Así que mantente enfocado ya que vamos entrar en un nivel de detalle que yo usualmente trato de evadir ya que es tedioso, y toca algunos temas que retan algunos de nuestros pensamientos tradicionales evangélico cristiano. Mi meta no es convertirlos en eruditos, artistas de debate Bíblico, ni revolucionarios de la Iglesia…..sino más bien es presentarles a ustedes lo que Jehová ha revelado, claramente, y literalmente, en Su Palabra escrita, pero aparenta haber sido perdido en la mezcla de denominaciones….y quiero que sean ustedes los que decidan como van a responder.    

Si su Biblia tiene un encabezado al comienzo de este capítulo, lo más seguro que dice “Los 10 mandamientos”. Y, ciertamente, estos versos de Éxodo capítulo 20 son la fuente de lo que los cristianos han tenido por siglos como el credo el cual es la base para vivir una vida moral, ética y justa. Tanto en Judaísmo y en la Cristiandad, los 10 Mandamientos son conocidos en círculos teológicos y de eruditos  como el Decálogo.  

Ahora, antes de continuar, tengo una curiosidad: ¿Cuantas personas aquí dirían que verdaderamente creen que los 10 mandamientos son reales, validos, y ciertamente palabra de Dios para Su pueblo? OK. ¿Cuántos de estos Mandamientos nosotros la iglesia, el cuerpo de Cristo, debe de obedecer? ¿Son los 10 Mandamientos una lista de la cual podemos escoger….coger unos pocos que nos gusten, descartar los que no nos gusten? OK. Así que, en general, casi todo el mundo aquí está convencido que nosotros debemos ser obediente a TODOS los 10 Mandamientos, ¿verdad? OK. Yo solo quería saber.    

Nuestros amados 10 Mandamientos son el comienzo de “dar la Ley” como en ocasiones se le es llamado en círculos judíos y cristianos. Inmediatamente después de dar el Decálogo (lo cual son las primeras 10 Leyes), mas Ley es dada, y todo esto junto se le llama el Pacto de Moisés, o el Pacto Mosaico o Pacto Sinaitic, o como la iglesia comúnmente la piensa del mismo, el Pacto Viejo.

El Pacto de Moisés será el 2ndo pacto mayor que Dios ha hecho con un grupo específico de personas, los hebreos. El primero fue con Abraham. Ahora, ciertamente hubo unos pronunciamientos hechos por Dios delante de Abraham, para Adán y Eva en el Jardín del Edén, y otro a Noé en lo que respecta al Gran Diluvio y la promesa de Dios de nunca más destruir el mundo por medio de diluvio. Y, algunos maestros y eruditos se refieren a esos conjuntos de pronunciamientos, en ocasiones, como pactos. Nosotros no tenemos que entrar en debates teológicos sobre esto; para propósitos de esta clase, nosotros solo vamos a estar etiquetando 3 pactos Bíblicos como “pactos”: los Pactos de Abraham, Moisés, y Cristo.   

Unos cuantos puntos destacados van a establecer el marco de referencia para nuestra lección: primero, la referencia al Pacto de Moisés como el Antiguo Pacto es un nombre desafortunado y poco apropiado; porque pinta un dibujo que la Biblia simplemente contiene dos pactos de Jehová: el antiguo y el nuevo. Y, es por esta manera de pensar, que viene la etiqueta que le hemos dado a estas dos mitades de la Biblia, el Antiguo Testamento, y el Nuevo Testamento. Esto, obviamente deja afuera el importante Pacto de Abraham que es 6 siglos MÁS ANTIGUO que el Pacto de Moisés. Segundo, cada uno de estos 3 pactos fue hecho para pararse por sí solo con sus propios méritos, mientras que a la misma vez están orgánicamente conectados. Todos trabajan hacia los propósitos divinos de Jehová. Y, tercero, estos 3 b’rit, palabra hebrea para pactos, tienen todos una forma similar. Nosotros hablamos suficiente hace unos meses atrás acerca de la naturaleza y forma de los pactos Bíblicos, y el tiempo no me permite repasarlo nuevamente. Aunque, yo sí quiero señalar que uno de los elementos claves que es común entre los 3 pactos es que cada uno de ellos tiene una señal asociada que es dada por Dios, para aquellos que participan en los pactos. La señal para el Pacto de Abraham fue la circuncisión del hombre, cualquiera que fuese que esperaba ser parte de ese pacto se le requería, POR DIOS, ser circuncidado como señal exterior de haber aceptado los términos. La señal del Pacto de Moisés, como vamos a ver ya mismo en la Biblia, será el Shabbat, el Sabbath. Ósea, el OBSERVAR el Sabbath era parcialmente la señal interior y exterior de todos aquellos que aceptaban la Ley, los 10 Mandamientos y todas las otras leyes y reglamentos, que formaban el 2ndo de los pactos de Dios. Si ustedes esperan ser parte del pueblo separado y distinto de Dios, Israel, entonces el observar el Sabbath era necesario como SEÑAL de todos aquellos que aceptaban el señorío de Jehová sobre sus vidas. El 3ro, y el más nuevo, de los pactos es el pacto de Yeshua, Cristo. La señal para este pacto es el Espíritu Santo. Ósea, este es un pacto el cual su señal no es exterior, sino que interior, en la persona que acepta los términos de, y desea participar en, el pacto de Jesucristo. Permitanme decirlo de otra manera: la señal de tu salvación es que estas en unión con Yeshua HaMashiach por medio del Espíritu Santo que ha sido puesto en ti por Dios. De sí mismo, es tan invisible exteriormente como lo es Jehová.       

Pon atención a una interesante evolución: la señal del primer pacto es en la carne, la circuncisión. Es una señal que tienes en tu cuerpo. La señal del segundo pacto está en el alma (el cual contiene la mente y la voluntad), en la forma de la continua obediencia a observar el Sabbath. Es una señal que tú HACES. La señal del tercer pacto está en el espíritu; Dios la pone dentro, o junto, nuestro espíritu humano. Su Espíritu Santo. Esto es una señal que tú te CONVIERTES….tú te conviertes en una nueva creación.   

Nosotros vamos a estudiar el capítulo 20 muy cuidadosamente porque uno de los retos más difíciles de la iglesia moderna, colectivamente y como individuos, que enfrentan hoy es desenredar siglos de doctrinas ordenadas por hombre sobre la verdad de las Escrituras de Dios. Lo que parece ser un giro insignificante de una palabra o una frase, con el tiempo, nos ha llevado a serios errores.  

La creación de la Iglesia Anglicana, y luego la Reforma Protestante (que ocurrió alrededor del mismo tiempo de la invención de la impresora) llevó a las masas de Creyentes a tener acceso, por primera vez a la Sagrada Escritura. Esos sucesos fueron momentos de punto de inflexión en la vida dela Iglesia. Nosotros hoy en día, estamos también viviendo en una era de cambios de gran envergadura dentro de la Iglesia primordialmente debido al acceso a escolaridad que había sido escondido profundamente en las entrañas de las instituciones religiosas hebreas y cristianas. Los laicos pueden ahora aprender acerca de la estructura del idioma hebreo y los matices de la cultura antigua Israelita; tenemos acceso instantáneo a documentos antiguos como el Concilio de Nicea, el Evangelio de Tomás (Gospel of Thomas), escritos de los antiguos padres de la iglesia como Origen, Eusibius, y Jerome. No solo esta información es encontrada  en nuestros seminarios teológicos y colecciones privadas en la biblioteca. Y, lo que estamos encontrando es que había agendas escondidas  en trabajo que marcaban interpretaciones y enseñanzas Bíblicas. Podemos también encontrar orígenes de algunas de las tradiciones de la iglesia, las cuales, francamente, necesitan ser removidas de nuestras vidas. Y, principalmente entre esas agendas escondidas y olvidadas, y para vergüenza nuestra, estaba un prejuicio en contra de cualquier cosa judía, y una disposición de comprometer las enseñanzas de Jehová con prácticas paganas. 

En lo que respecta a nuestra lección de hoy, hay unas suposiciones básicas con las cuales casi todos nosotros hemos vivido toda nuestra vida Cristiana, si NO toda nuestra vida natural, acerca de los 10 Mandamientos que, junto con Yeshua, forma la base para la ética moral y cristiana. Armado con algún conocimiento que Jehová dice que vamos a obtener en los últimos tiempos, es el momento perfecto para examinar cuidadosamente algunas de estas suposiciones acerca del Decálogo.  

Vamos a comenzar con el primer verso del capítulo 20, donde dice en casi todas las Biblias, “Y (o luego) Dios habló estas palabras, diciendo:”….  

La palabra en la cual me gustaría enfocarme está al final de ese verso; y la palabra es “palabra”. Yo quiero hablar un poco sobre eso porque la palabra P-A-L-A-B-R-A es el término que Dios usa cuando se refiere a lo que ahora la iglesia llama “los 10 Mandamientos”. Aunque, como puedes darte cuenta en NINGUN LUGAR en el capítulo 20 nosotros vimos a Dios darle el título: 10 Mandamientos”  a lo que Él le habla a Moisés. Debido a que el título “10 Mandamientos” no aparece aquí, acaso eso lo hace una doctrina en vez de una interpretación literal de la escritura; ósea, como la Seguridad Eternal, o el Rapto o la Trinidad la cual todas son doctrinas, títulos y nombres el cual realmente NO aparecen en la Escritura pero en vez estás son derivadas de ideas contenidas dentro de las escrituras, ¿son los 10 Mandamientos simplemente un NOMBRE hecho por el hombre para una doctrina? ¿O, más bien, el título “10 Mandamientos” literalmente aparece en algún lugar en la Biblia bajo ese nombre? La contestación a la última pregunta es un “no”, y, vamos a mirar esto más de cerca en solo un minuto.   

Antes de esto, vamos a ver en el hebreo original, lo que la palabra “palabra” en Éxodo 20:1 quiere decir; porque  “palabra” es lo que Dios llama a lo que nosotros tradicionalmente hemos llamado los Mandamientos. El nombre académico formal “Decálogo” es el griego para “10 Palabras”, NO 10 Mandamientos. En hebreo lo que nosotros traducimos al Inglés como “palabra” es “dabar”. Dabar quiere decir habla; quiere decir el comunicar un pensamiento a través del habla audible. Dabar es una declaración; un movimiento de las cuerdas vocales, o una palabra como podemos pensar de la palabra “palabra”, como es usada en la comunicación oral….hablando un lenguaje. Nada sobre este término, indica que es un mandamiento. Dabar es más bien neutral: no caracteriza el contenido de las palabras; las palabras pudieran ser cualquier cosa.  

Así que, lo que está siendo comunicado a nosotros en este primer verso del capítulo 20 es que Moisés NO recibió el Decálogo a través de inspiración divina; más bien, Dios en realidad habló todas estas palabras audiblemente, en una manera que los oídos humanos podían escucharlo. Dios dio estas palabras por medio de un oráculo, no una inspiración. Mucho de las Sagrada Escritura es logrado, ciertamente, a través de Inspiración Divina: ósea, el Espíritu Santo conmovió a un hombre, sobrenaturalmente,  de algún modo en combinación con la mente propia del hombre para escribir eso que es cierto y absoluto y divino y lo que Jehová  consideró que ÉL quería que el hombre supiera acerca de ÉL y Sus planes y Su creación. Aquí, en Éxodo 20, NO era una inspiración divina sobre un hombre que fue registrado: más bien, fue Dios hablando (el cual es el significado de la palabra “oráculo”) a Moisés e Israel en una voz audible, y lo que está escrito en  la Escritura se dice que son las palabras actuales que Dios habló, y el pueblo de Israel escuchó, ese día. Jehová quería que ese hecho fuese hecho bien claro, para todo tiempo, que no solo Dios Mismo audiblemente habló esas palabras, sino que más tarde con SU propio “dedo” (hablando en sentido figurado) EL esculpió esas mismas palabras en las tabletas de piedra para ser preservadas a través de la historia de la humanidad. El hombre en ninguna de sus etapas tuvo nada que ver con esto. Y, nuevamente, esto es totalmente diferente a la mayoría de la escritura Bíblica, el cual tiene una colaboración peculiar entre Dios y el hombre. 

Ahora, algunos sabios judíos pudieran argumentar, hasta cierto grado, sobre lo que les acabo de decir acerca de Jehová hablando estas palabras. Una pequeña minoría diría que SOLO el 1er y 2ndo mandamiento fueron hablados directamente por Jehová a Moisés e Israel, y el resto ÉL solo lo escribió en las tablas de piedra. Su razonamiento es que en los primeros dos mandamientos Dios hablo de ÉL Mismo en primera persona, y Él no lo hizo en los restante 8. Por lo tanto, ellos dicen que Jehová solo hablo audiblemente los primeros 2 mandamientos, y nada más. No hay nada en la escritura que indique que…de hecho la escritura indica que todos los 10 mandamientos fueron hablados en voz alta… y la gran mayoría están de acuerdo con mi posición sobre esto. 

Busca Deut. 5:22 Lee

Eso debe de ser bastante claro que Jehová habló las 10 Palabras en voz alta para que TODO Israel los pudiera escuchar; y el restante de la Ley, EL se la dio a Moisés, pero NO en voz audible para que los otros escucharan.  

Ahora, en lo que respecta al título que la iglesia tradicionalmente le ha dado el cual le sigue el verso 1: Los 10 Mandamientos. No fue hasta más tarde, en Éxodo 34:28, es este discurso de Dios para Israel (vs. 2-17 de Ex. 20) dado un titulo formal; y este título formal, en hebreo, es “eser dabar”. Ciertamente, eser es una palabra común en hebreo que es usada para el numero 10; pero, ¿qué fue lo que acabamos de aprender que dabar quiere decir? Recuerda, que en el verso uno de Éxodo 20, lee de la siguiente manera “Y Dios habló todas estas “dabar” (palabras), diciendo;”……Dabar quiere decir “palabra” o “palabras”.  Una declaración, discurso. Ósea, donde Éxodo 34:28 en la mayoría de las Biblias dice “los 10 Mandamientos”, la verdadera traducción, la cual está de acuerdo con Éxodo 20, es “las 10 Palabras”. Por consiguiente, la traducción griega más correcta que los estudiosos Bíblicos usan es “Decálogo”…..Deca, 10….logo, palabras.   

Ahora, ustedes podrían decir, ¿Acaso eso no es ser un poco tiquismiquis, o demasiado técnico, porque lo que sigue ciertamente son 10 instrucciones, diez mandatos de Dios que nosotros debemos seguir; así que, cual es el daño de escoger otra manera de llamarlo?

Antes de abordar las razones de porqué etiquetar la mayoría de Éxodo 20 “los Diez Mandamientos” presenta un problema que ustedes necesitan saber que después de Éxodo 34:28 hay solo DOS otros lugares en la Biblia donde el título “los 10 Mandamientos” es usado: y eso está en Deuteronomio 4:13 y 10:4. Y en todos los casos la frase que está casi universalmente traducida en nuestras Biblias como “los 10 Mandamientos”,  actualmente, en hebreo “eser dabar”……literalmente, las 10 Palabras.

Para poder mostrarle el problema que ocasiona el traducir incorrectamente la palabra “dabar” que simplemente quiere decir palabra o palabras, a Mandatos o Mandamientos, yo necesito abordar primero otro asunto. Y, es la numeración de los 10 Mandamientos, o mejor dicho, las 10 Palabras.

Si ustedes tienen una “biblia azul”, ósea la CJB (Complete Jewish Bible), y están sentados cerca de alguien que no la tiene por favor compártanla con ellos mientras vemos Éxodo capítulo 20. Veras en el margen de la mano izquierda, anterior a cada uno de los diez llamados mandamientos, una sola letra hebrea. Lo que estas realmente están representando es números, porque en el sistema de escritura hebreo las letras alfabéticas TAMBIÉN son usadas para representar números. La primera letra en hebreo que ves es un aleph. En adición ha ser parte del alfabeto aleph también representa el número “1”. La segunda letra que ves (debajo de aleph) es la letra en hebreo “bet”, el cual también representa el número”2”. Y este patrón continúa hasta que llegamos a la letra en Hebreo “yud”, el cual representa el número “10”. Eso no es tan difícil de descifrar.  

Ahora, entiende que en el hebreo original, estos números hebreos REALMENTE aparecen en el margen del texto al igual que lo puedes ver aquí en la CJB. En los manuscritos hebreos más antiguos que nosotros tenemos (incluyendo los Rollos del Mar Muerto) los 10 mandamientos,  o 10 palabras, cada uno fueron dados un número hebreo antes del actual mandato. La mayoría de nuestras versiones modernas han decidido quitar los números de los mandatos o las palabras.  

Ahora, sin mirar a NINGUNA de sus Biblias puede alguien recordar lo que todos hemos aprendido en un momento dado, ¿cuál es el primero de los 10 Mandamientos, o 10 Palabras?  Casi siempre se enseña como, Yo soy Jehová tu Dios, no deberás tener ningún otro dios delante de mí”. Yo también he visto que lo han enseñado como simplemente “No deberás tener otros dioses delante de mí”. Yo estoy seguro que nadie aquí estará en desacuerdo conmigo con eso.

Bueno, aun cuando es difícil de entender, el problema comienza aquí mismo. Porque, si miras a la biblia CJB, lo vas a ver como se hizo en el hebreo original; ¿y adivina qué? Lo que nosotros siempre hemos pensado que es el 1er Mandamiento NO es el primer mandamiento. El primer mandamiento realmente es “Yo soy el Señor tu Dios, que te trajo fuera de la tierra de Egipto, fuera de la vivienda de esclavitud”. El “no deberás tener otros dioses delante de mi” es el 2ndo mandamiento.

Aun mas, en el hebreo original lo que yo les estoy enseñando ahora es el 1er mandamiento  (en nuestras Biblias, típicamente esto está en el verso 2), mas correctamente lee “YO soy Jehová tu Dios, que te trajo fuera de la tierra de Egipto. Fuera de la vivienda de esclavitud”. Eso es así, donde casi todas las biblias hechas dicen “Yo soy el Señor tu Dios”, el hebreo original literalmente es traducido a, “Yo soy Jehová tu Elohim…..usando AMBOS nombres personales de Dios Y Su TÍTULO en el texto.      

Unas semanas atrás brevemente yo les mencioné esta anomalía acerca del primer mandamiento como lo conocemos, NO siendo lo que a nosotros usualmente nos han enseñado como el primer mandamiento; y el hecho de que el 1er mandamiento original ha sido eliminado de la versión Cristiana de los 10 Mandamientos (no ha sido eliminada de nuestras Biblias, es solo que no se considera el primero de los 10 Mandamientos). Y después de esa clase unos cuantos de ustedes vinieron donde mí y me dijeron: “Bueno sí, pero lo que tu llamas el 1er mandamiento ni tan siquiera cualifica como un mandamiento porque es una declaración, como una clase de preámbulo, así que no pertenece en la lista de los 10 Mandamientos”.  Bueno, eso suena bastante razonable, excepto por una cosa; como nosotros acabamos de aprender, Dios nunca JAMÁS llamó el contenido de Éxodo 20 “los 10 Mandamientos”. Más bien, SU título para el mismo es “las 10 palabras”. Gran diferencia entre “palabras” y “mandamientos”. Así, el titulo hecho por el hombre de los 10 Mandamientos realmente caracteriza erróneamente la naturaleza y propósito de las 10 Palabras. De hecho, estos son más principios que mandamientos.   

Por favor entiendan que la razón por la cual nosotros debemos incluir “Yo soy Jehová tu Dios que te trajo fuera de la tierra de Egipto fuera de la vivienda de la esclavitud” como un llamado mandamiento es porque SIEMPRE ha estado en la Escritura Sagrada original como el primero de los diez. Incluso se le asigna el número UNO en el hebreo original. Todos los estudiosos hebreos modernos están de acuerdo con esto.  

Sin embargo, yo debo ser franco con ustedes y decirle que hubo un tiempo, después del exilio de los judíos de Babilonia, cuando la lista de los 10 Mandamientos ciertamente sacaron el primer mandamiento Bíblico, y se veía como la lista de nosotros hoy en día. Un tiempo más tarde, antes de Jesús, fue revisada para volver a incluir el primer mandamiento Bíblico.  Este periodo de tiempo después de Babilonia vio la corrupción y la negligencia de muchos de las instituciones Bíblicas como el guardar el Sabbath, el ritual de lavado, y el guardar la 7 Fiestas Bíblicas, y mucho más.

Hoy en día, la lista Bíblica de los 10 Mandamientos, como aparece en la Escritura Sagrada, es lo que los judíos observan; aunque los Cristianos usan la versión que elimina el primer mandamiento de la lista de los 10 Mandamientos, o como conocemos llamarlo, la primera “palabra”.

Ahora, una pregunta que sería bastante razonable preguntar ahora mismo, seria, ¿Cual sería el posible motivo para los líderes cristianos de antes quitar el 1er Mandamiento, y luego para los  líderes Cristianos que vinieron más tarde continuar con esta práctica….no hace ningún sentido? Realmente, si hace toda clase de sentido. 

Vamos a pensar por un minuto acerca de lo que hemos aprendido a lo largo de las últimas semanas acerca de los comienzos de la cristiandad. Nosotros sabemos que comenzó estrictamente como un movimiento Judío, porque tenía que ver todo acerca del Judaísmo buscando un Mesías Judío. Y, ciertamente, el Mesías judío vino, Él era y es judío, nacido de padres judíos, en la Tierra Santa, y todos Sus primeros seguidores eran judíos. Pero, rápidamente después de la muerte de Yeshua los gentiles comenzaron a ser incluidos en el movimiento de Jesús y en unos cuantos años más sus números aumentaron primordialmente debido al trabajo del Apóstol Pablo. Aunque por varias décadas después de la muerte de Yeshua el movimiento Cristiano estaba todavía dirigido por liderazgo judío. No fue hasta un tiempo después del 100 DC que el número de gentiles aceptando a Yeshua como su Señor y Salvador igualó o excedió el número de judíos aceptando a Yeshua como Señor y Salvador. Y con esto los gentiles comenzaron a tener control sobre la iglesia temprana. A mediados de 100 DC (después de Cristo), los gentiles estaban en posiciones poderosas de autoridad dentro de la iglesia, y una mentalidad anti-judía se levantó el cual condujo a tratar de minimizar la influencia judía dentro de la Iglesia. El PRIMER Centro de Cristiandad fue Jerusalén, porque Jerusalén era el Centro de adoración Judía. Más tarde el centro de Cristiandad llegó a ser Roma, porque Roma era el centro del mundo gentil.      

A comienzos del 300 DC, el Emperador de Roma, Constantino, no solo declaró la Cristiandad como la religión legal para el Imperio Romano, sino que el mismo la prefería. Aun mas, que la Iglesia debía convertirse en un club solo para gentiles y los judíos ahora, por ley, se les prohibía participar a menos que ellos renunciaran a su herencia judía y renunciaran a sus tradiciones judías.  

Fue la Iglesia Romana, ahora conocida como la Iglesia Católica, la cual (con derecho) declaró los 10 Mandamientos como uno de los pilares fundadores de la Cristiandad. Y, lo que ellos hicieron al recopilar su lista oficial de los 10 Mandamientos fue excluir el primer mandamiento, la primera palabra como fue escrita en la Sagrada Escritura y comenzó de con el 2ndo mandamiento. Ellos hicieron lo que los judíos habían hecho por un tiempo seguido de Babilonia: ellos simplemente tomaron el 2ndo mandamiento Bíblico, la 2nda Palabra, y la dividieron en 2.   Así que la primera mitad del 2ndo mandamiento Bíblico, vino a ser el mandamiento #1, y la segunda mitad del 2ndo mandamiento Bíblico, vino a ser el mandamiento # 2. Ósea que lo que estaba en la Santa Escritura de la noche a la mañana llegó a ser dos mandamientos. Como podrás recordar nuestro tradicional 1er mandamiento es “No tendrás otros dioses delante de mí”, y el 2ndo tradicional mandamiento es “No harás imagen alguna”.

Pero, en la escritura original esos 2 mandamientos JUNTOS son realmente un solo mandamiento largo…..el 2ndo mandamiento original. ¡En esencia, lo que la Iglesia ha llamado los 10 Mandamientos consiste solo de NUEVE!

Ahora, ¿por qué la Iglesia Romana hizo esto? La iglesia, en el tiempo de Constantino no quería absolutamente ninguna conexión entre nada judío y cristiandad. Ellos querían romper cualquier relación entre los judíos y la nueva fe gentil cristiana. Ellos querían destruir cualquier pensamiento, cualquier principio, revisar cualquier historia que mantuviera cualquier elemento de carácter judío en lo que había llegado a ser, por decreto una religión exclusivamente para los gentiles. Si ellos hubieran mantenido el 1er mandamiento original, la 1era palabra, esto hubiese creado un problema para la agenda anti-judía al aceptar que Dios le dio estos 10 Mandamientos, junto con cientos más, a Israel (no a gentiles) el cual Él había redimido de la mano de Egipto. Y, como hubiese pasado 1000 años antes de que las masas fuesen permitidas leer, y mucho menos tener, la Sagrada Escritura, cualquiera que fuera los decretos que la Iglesia publicara llegaron a ser la verdad. Al dejar AFUERA de los 10 Mandamientos cualquier referencia a Israel ayudó a cimentar la idea que la Cristiandad NO era para los judíos.   

Así que lo que tenemos que dejar atrás es: el término ’10 mandamientos’ que es un nombre hecho por el hombre para la lista que nosotros encontramos en Éxodo 20, y es también una desafortunada mala caracterización de lo que la lista es. Y, nosotros tenemos que suavemente revisar esa lista poniendo la 1era Palabra nuevamente en nuestra lista de 10. Nosotros también tenemos que entender que debido a la agenda anti judía dentro de la iglesia, que data de un tiempo antes de Constantino, algunas traducciones criticas de las escrituras han sido hechas de una manera un poco prejuiciadas como sustituir “Mandamiento” por “Palabra”. Y, de seguro, hay una palabra en hebreo para mandamiento…..y usualmente es la palabra “mitzvah”. Pero, “mandamiento” no captura completamente la esencia de la palabra “mitzvah” tampoco. Mitzvah correctamente quiere decir un Dios dando una resolución. Vamos a profundizar en eso más adelante.   

Aun cuando esto es lo suficientemente importante yo les digo esto porque cuando entremos al próximo capítulo de Éxodo, capitulo 21, nosotros inmediatamente vamos a encontrar otra frase que es clave para nuestro entendimiento de lo que es usualmente llamado “la Ley”, que estaba a punto de ser dada a Moisés en el Monte Sinaí. Y esta frase aunque no necesariamente es traducida de forma errónea usualmente nos da la mala impresión, particularmente en la sociedad Occidental, de lo que la Torá trata. Este resultado es un punto de vista negativo en general por parte de la iglesia de la Torá y lo que comúnmente llamamos “La Ley”. Y tristemente este punto de vista negativo se extiende, hasta cierto grado, a todo el Antiguo Testamento.    

Así que Éxodo capítulo 20 nos da un registro de las 10 Palabras dadas a Moisés en el Monte Sinaí. Estas 10 Palabras establecen el escenario para la tan llamada  “LEY” que iba ser dada a Moisés e Israel….pero….estas 10 Palabras también eran, sin duda alguna, separadas y elevadas del resto. Así que si necesitamos volver a pensar la noción de estas como siendo 10 “mandamientos”, entonces ¿Cómo nosotros podemos propiamente caracterizarlas?  

Yo sugiero que nosotros pensemos de ellas como pensamos en la Declaración de Independencia o de nuestra Constitución. Contenido dentro de esos 2 documentos hay varias aseveraciones y principios concretos e inviolables que establecen el marco de referencia para nuestra nación y el sistema de gobierno que ha de seguir. Aunque, ninguno de nosotros pensaría en llamar lo que es contenido en esos dos documentos “Mandamientos”. Yo creo que hay 2 frases, que son usadas en nuestra cultura Americana la cual expresa bastante bien la naturaleza de estas 10 Palabras dadas a Moisés, y están mas cerca a lo que significa que “mandamiento”: y esas frases son “declaraciones” y “principios”. Las 10 Palabras son la base principal para toda la “Ley” que ha de seguir. Las 613 Leyes (las primeras 10 siendo el Decálogo, las Diez Palabras) que Dios va a dar a Israel son, en esencia, como tú vives los principios establecidos en las 10 Palabras. Es casi como si las siguientes 603 Leyes son una extensión de las 10 declaraciones, los 10 principios originales, que Dios le da a Moisés aquí en Éxodo 20. Las 613 Leyes todas operan dentro de los límites de las 10 Palabras, al igual que todas nuestras leyes civiles y criminales en América TIENEN que operar dentro del marco de referencia de los principios declarados en nuestra Constitución para que así sean válidos.   

De hecho, era de entendimiento común en los días de Yeshua que no solo toda la Ley, la verdadera Torá, operaba dentro de los principios de las 10 Palabras de Éxodo 20 sino que las 10 Palabras MISMAS operaban sujetas a un principio mayor y más básico. ¿Alguien recuerda cuál es ese principio mayor? (Amarás a Dios con todo tu corazón, mente, y fuerza; y amarás a tu prójimo como a ti mismo).  

Busca Mateo 22:35-40. LEE.

Así que, el principio de “amar a Dios con todo tu corazón, mente, y fuerza” llega a ser la base para las 10 Palabras. Y, de los principios originales de las 10 Palabras vienen las 613 Leyes. Yeshua Mismo confirma esto. Y, de hecho, ese principio mayor (Amar a Dios con todo tu Corazón…) no es un principio formulado en el Nuevo Testamento: más bien solo se repite; se nos es dado a nosotros primero en esa forma, en la Torá en Deuteronomio 6:5. De hecho, más de la mitad del Nuevo Testamento es sencillamente citas del Antiguo Testamento.

Con eso como trasfondo, comenzando la semana que viene vamos a comenzar a nuestro camino a través de las 10 Palabras de Éxodo 20, el cual serán los 10 principios originales que serán usados para todas las 603 leyes que vendrán después.   

 

 

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887