Genesis Lección 21 Capítulos 20 and 21

Génesis

Lección 21 Capítulos 20 and 21

 

La última vez que nos reunimos, encontramos que el gran patriarca, Abraham, se había mudado de Hebrón al alcance de la parte superior de la península de Sinaí. Aún cuando las Escrituras no lo dicen, la razón por la que él se mudó fue una muy obvia, la cual nosotros no cuestionaríamos si fuéramos pastores de ovejas: nueva tierra donde su ganado pudiera alimentarse, posiblemente nuevos recursos de agua eran necesarios también. Aún así, nosotros sabemos que fue bajo la dirección de la propia mano de Dios que Abraham decidió moverse.

Él se movió a un área que, sorprendentemente, ha estado en los titulares de las noticias por años, y doblemente en las últimas semanas: el pedazo de tierra en Gaza. La ciudad de Gerar está en el borde del este de esta área; una área gobernada por el rey Abimelech. El rey probablemente era un colonizador filisteo.  La parte de Gaza fué el conjunto de lo que, en tiempos bíblicos, fué Filistea, la nación de los Filisteos. Los Filisteos son probablemente los enemigos más consistentes y notables en toda la historia de la Biblia. Es asombroso ver que los primeros encuentros con un Filisteo en la Biblia, aunque pacíficamente, ocurrió alrededor de 4000 años atrás; y, que el archienemigo de Israel hoy en día, también son los Filisteos.  ¿Cómo es eso posible? Porque esas personas que nosotros vemos atacando a Israel en cada oportunidad, buscando destruirla, nosotros los llamamos palestinos. Pero, palestinos es una palabra griega para Filisteos.

Vamos a volver a leer el capítulo 20, ya que no profundizamos mucho la última vez.

VOLVAMOS A LEER GENESIS 20

Y, podemos encontrar que Abraham va hacer uno de sus viejos trucos. Ahora que él está en un lugar donde siente temor, una vez más se refiere a su esposa Sara como su hermana. Y, ¿Por qué no hacerlo? En Egipto el salió muy bien, cuando el Faraón tomó a Sara, y luego se la devolvió junto con un rescate, solo para que pararan las plagas que Dios había hecho que cayeran en el Faraón.

Bueno, ahora él se encuentra un rey que la Biblia llama Abimelech, y esencialmente lo sucedido en Egipto vuelve a suceder nuevamente. Ahora, para nuestro conocimiento, Abimelech es un nombre común para esa era, así que es como una combinación de título con nombre…..y quiere decir, “mi padre es rey” (Abba, padre, melech, rey). Y, vamos a encontrar otro Abimelech en la Biblia, durante el tiempo de los Israelitas en Canaán, unos cuantos cientos de años en el futuro. Así que, no deje que eso le confunda….no es nada diferente a encontrarte unos cuantos John Joneses a lo largo de un periodo de tiempo…. ¿porque eso ha de confundirnos?

¡Bueno, vuelve a suceder  otra vez! Abimelech toma a Sara. Ahora, Sara tenía 90 años en ese tiempo. ¿Qué era lo que ese rey estaba pensando? Los Rabinos deducen que ella debió de haber retenido toda la belleza que atrajo al Faraón hace muchos años atrás, y yo supongo que eso es posible. Muy probablemente, fue que el rey estaba tratando de hacer una alianza con Abraham en la manera en que se acostumbraba para esa era: casarse con un miembro de la familia en espera de hacerse aliados. Es obvio ver en la historia que había respeto mutuo e intenciones de paz, aquí no estaba sucediendo un secuestro. No hay ninguna indicación de fuerza.  

A nosotros ahora se nos da este interesante dialogo entre Abimelech y Dios. Y, Dios viene directo al punto: Abimelech, yo te voy a aniquilar porque has tomado una mujer casada. Abimelech argumenta en su defensa que el todavía no ha tenido relaciones sexuales con ella, y aparte de eso él no tenía idea alguna que ella era una mujer casada. Dios reconoce que Abimelech  está diciendo la verdad, pero continúa diciendo que fué poder divino que permitió que Abimelech no tocara a Sara…..porque si lo hubiese hecho, entonces ninguna excusa hubiese sido suficiente, la muerte hubiese sido la penalidad.  

Dios le ordena a Abimelech que  entregue a Sara, y que Abraham va a interceder por él, y si el hacía eso, el viviría. Si no….ese sería el final de la línea de Abimelech.

Ahora, ¿sabía Abimelech a quien él le estaba hablando? Primero que nada, esto era un sueño. El sueño era una manera común de comunicarse con Dios en esa era, y se nos dice que en los últimos días, nuevamente será una herramienta para el hombre interactuar con Dios.

Ciertamente nosotros no debemos tan fácilmente caer por este canal de comunicación común entre Dios y el hombre. Es interesante que Abimelech era pagano, y aún así Dios se comunicó con él. Esta no va ser la última vez que vamos a ver esto suceder. En ocasiones es sobrentendido, sinó abiertamente expuesto, que el Señor Todopoderoso solo se comunica con Su gente; bueno, la Biblia sencillamente no apoya esa enseñanza.    Dios es soberano y Él es todo-poderoso; mientras que Dios en ocasiones no mueve a un hombre en contra de Su voluntad, El sí lo hace cuando es para sus propósitos. Yahweh tiene absoluto control sobre todas las cosas, incluyendo a los humanos. No importa si ese humano es un creyente, un seguidor de un dios falso, o aún un ateo.   

Lo que también es interesante es cuan dispuesto Abimelech acepta la instrucción de un Dios que él no conocía. Si hay algo más desastroso que una persona que pone su fe en un dios falso,  es una quien no reconoce a ningún dios en absoluto. Abimelech, siendo un hombre pagano, no tenía problema alguno relacionarse con el mundo espiritual, o con un poder más alto que el mismo. Por definición,  una persona que está convencida que no hay nada más alto que el mismo es casi cercano a Dios.

También me gustaría señalar, que el mundo, y la historia, no SABIAN nada de una sociedad o una tribu, en NINGUNA era, en la cual no creían en seres espirituales y en una autoridad mayor…un dios de un tipo u otro. No fue hasta tanto la ridícula era llamada…. “La Ilustración”…..de los años 1700 después de Cristo, que el hombre finalmente alcanzó un punto de inmoralidad al declararse a sí mismo como el ser más alto de cualquier clase. La era de la Ilustración fue el nacimiento del ateísmo. 

Segundo punto: mientras que más del 99% del tiempo en el Antiguo Testamento encontramos la palabra “señor” en nuestras Biblias donde en el original era actualmente el nombre personal de Dios. Yahweh, que fue usado, aquí encontramos la palabra Adonaí en el original…..Adonaí quiere decir “señor”. Así que Abimelech estaba muy consiente que él le estaba hablando a un dios, pero él no sabía a cuál. Pero el sí sabía que ese dios era el protector de Abraham.  

Nosotros también encontramos que Dios invoca a Abraham como un mediador…. un intermediario…aquí, entre Dios y Abimelech. La idea era que Abraham iba a suplicar a favor de Abimelech, y como Abraham era un hombre justo, Dios lo iba a escuchar. Esta no es la primera vez que Yahweh ha puesto a Abraham como un mediador entre Él y la humanidad; Abraham suplicópor las personas que hipotéticamente eran “justas” y que Vivian en la ciudad de Sodoma, antes de que Dios los destruyera. En actualidad, Abraham estaba intercediendo por Lot. Nosotros tenemos en estas acciones una clase y patrón de Moisés siendo desarrollado para nosotros.

Cuando vemos el verso 8, nosotros podemos ver que se le hace esperar un poco a  Abimelech; ¡El engaño de Abraham casi le cuesta la vida a Abimelech! Y, Abraham se defiende muy bien, él le dice que Sara realmente es su hermana….y claro que también ella es mi esposa. Pero, yo tenía miedo de ti, y yo pensé que esta era la mejor solución…discúlpame por eso.  

Y, aquí se nos presenta una pequeña información. Nos dice que Sara y Abraham tenían el mismo padre pero madres diferentes.

Es fascinante que a diferencia de la situación en Egipto, Abimelech no sacó a Abraham fuera del país. En vez, él sencillamente añadió más riquezas al clan de Abraham, y le pidió que se quedara.

Nosotros también encontramos que al final de este capítulo “Dios” restauró a Abimelech y a los suyos. En este contexto, esto quiere decir que por un tiempo no especificado, ninguna de las esposas o concubinas de Abimelech produjeron hijos para él. Así que, esta historia que acabamos de leer en unos pocos versos probablemente sucedió a través de un periodo de unos cuantos meses; nuevamente esto no es una característica inusual para las historias en la Biblia que unos cuantos versículos puedan cubrir un periodo largo de tiempo.

GENESIS CAPITULO 21

Antes de leer este capítulo, sepan que un cuarto de siglo había transcurrido desde los primeros versículos de Génesis 12 cuando Yahweh hizo la lista de promesas de Abraham….entre ellas estaba la promesa que de su descendencia todas las naciones de la tierra iban a ser bendecidas. Naturalmente, la implicación es que Abraham iba a tener hijos….pero hasta ahora, la esposa de Abraham, Sara no había tenido un solo hijo. Y, si él tenía un heredero cualificado….un hijo, Ismael, quien era hijo de la sierva de Sara, Hagar. Pero el Señor Dios nunca toma medidas a mitad. 

Lee Génesis 21

Esta lista de promesas proféticas de Dios para Abraham me obliga a relacionarles algo que el Señor me ha mostrado a mí a través de los años: en lo que concierne al entendimiento del pueblo de Dios acerca de Sus profecías, el error que los hombres hacen no es que ellos no pueden encontrar una forma en la cual puedan relacionar el futuro  cumplimiento del dictamen original; el error es que nosotros no tomamos las profecías de Dios lo suficientemente literal. Todas las promesas de Yahweh para Abraham eran literal, y fueron cumplidas literalmente. Abraham iba a tener un hijo….no una clase de hijo…no un heredero lo suficientemente bueno…..sino un hijo verdadero y un heredero verdadero sin importar lo que las circunstancias terrenales y humanas dictaran.  

Y, debido a los tiempos en los cuales nosotros vivimos, permítanme decirlo nuevamente: todas las profecías de Dios deben ser tomadas en la manera más literal. Las cosas puede ser que se estén viendo oscuras para Israel en estos momentos, pero nosotros podemos estar seguros que aunque el mundo entero continúe en contra de ellos….aún cuando Israel finalmente le diga a Estados Unidos que ellos no pueden aguantar mucho más nuestra ayuda….el pueblo judío NO va ser expulsado de la tierra. Ya que las profecías nos dicen que una vez que ellos regresen….luego de Egipto, luego de Asiria, luego de Babilonia, luego de que los romanos hayan tomado la tierra de ellos….una vez ellos regresen nuevamente (lo cual ya sucedió) ellos no van a volver a salir. No importa cuán insensato, o cuan malagradecidos ellos son al Único que los trajo a su tierra, esto es una promesa de Yahweh. Podemos literalmente contar con esa promesa.   

Dios mantuvo su promesa y Saraí tuvo un hijo: Yitz’chak (Isaac); Isaac quiere decir, “el ríe”. La promesa, 25 años produciéndose, era para un hijo de destino. O mejor dicho, un hijo de promesa. Próximamente vamos a examinar el inquietante paralelo que hay entre Isaac y Yahshua. Es un principio establecido en que el tiempo de Dios es un element0 importante para cualquier suceso profético, al igual que los detalles mismos. Es por eso que vemos el término “los tiempos separados de Dios” una y otra vez a través de la Torá, y lo vemos una y otra vez en el capítulo 21. En unos pocos meses vamos a estudiar las “Fiestas del Señor”….en la cual todas tienen tiempos designados…..probablemente aquí nadie puede argumentar que el hombre tiene autoridad para afectar o alterar o abolir los tiempos designados. Estos tiempos designados son tejidos dentro de la fábrica del Universo y son inmutables. Aún así, me es tan curioso que uno de los principios de la doctrina de la iglesia, es que nosotros SI tenemos la autoridad y la habilidad para cambiar el primer tiempo designado que Dios declaró; el primer tiempo designado que afecta hasta como nuestro planeta fue producido y luego se le es dado la habilidad de mantener la vida. BP Génesis 2:1 “Así fueron terminados los cielos y la Tierra y todas sus huestes.  2 Y fue en el sexto día que Dios terminó sus obras que había hecho, y reposó en el séptimo día de todas sus obras que había hecho.  3  Por tanto, Dios bendijo el séptimo día y lo santifico, porque en el reposó de todas sus obras que Dios había creado para que existieran.”  Esto claramente marca el 7mo día Sabbath….llamado en hebreo Shabbat…..uno de los tiempos designados por Dios. Y, a medida en que nosotros estudiemos estos “tiempos designados” vamos a encontrar algo que todos tienen en común: ellos han sido designados por Yahweh como santificado, como santo. Prontamente vamos a comenzar a entender que es Dios y solo Dios el que declara lo que es santo. EL hombre no tiene autoridad para declarar nada santo solo porque una fecha o un evento o un lugar o una actividad o un hombre aparenta estar inusualmente bien o significativo. La importancia o relevancia en nuestros ojos humanos no puede ser la causa de lo que es santo y lo que no lo es; ya que es por la declaración de Yahweh que NOSOTROS los que confiamos en Su hijo nos hemos vuelto santos para Él, y así es con cualquier cosa. Nosotros solo tenemos que descubrir por medio de las Sagradas Escrituras CUALES son sus tiempos designados, y luego los debemos observar.

Así, en el tiempo establecido…..establecido por Dios…..Isaac es nacido de Sara. Y, como ha sido instruido, Abraham circuncida a Isaac en el 8vo día de su nacimiento.

La pareja anciana estaba regocijada; Abraham había cumplido 100 años de edad, y Sara 90 cuando Isaac fue producido…..era un milagro que Abraham haya engendrado un hijo a esa edad, o que Sara quien NUNCA, aún cuando era una adolescente, hubiese podido producir vida varias décadas después que humanamente era imposible….pero también fue un milagro que una mujer de tan avanzada edad pudo sobrevivir el proceso de dar a luz. Y, Como el verso 6 y 7 nos mostró, ellos estaban estupefácticos  y perplejos al igual que los cientos y cientos de personas que era parte de su clan.

En el verso 8, nosotros vemos que cuando Isaac fue destetado (probablemente alrededor de 3 o 4 años de edad) ellos tuvieron una gran celebración.  Podemos ver que unos  problemas se veian venir. Ismael….todavía siendo el hijo amado de Abraham….alrededor de cuando tenía 15 o 16 años, estaba aparentemente burlándose de Isaac, que aún era un bebé mayor. Sin duda alguna, Hagar estaba dándole a Sara malos ratos ya que ella sentía el efecto de su disminuida posición que comenzó con el  nacimiento de Isaac; así que Sara insiste que Abraham desaparezca a Hagar y a Ismael del clan. El decir que Abraham estaba afligido sería un eufemismo. Actualmente, Sara estaba llevando a cabo la voluntad de Dios…ya que Dios le dijo a Abraham que lo hiciera, y que no se preocupara del bienestar del niño; que Dios iba a bendecir a Ismael y lo iba a guardar. Y, aparte de eso, Dios dice que Isaac es el que va llevar la promesa del pacto. Aquí tenemos otra de una línea larga de divisiones, selecciones y elecciones de Dios: Ismael e Isaac son separados.  

Algo que quería añadir al contexto de la situación….había una muy buena razón por la cual Dios prometió a Abraham que Ismael iba ser divinamente bendecido, y divinamente prosperado. Los códigos de leyes de esa era y esa área han sido descubiertos; y este mismo caso que tenemos aquí es discutido. El mismo se conoce como la ley de Lipit-Ishtar, y así es como trabaja: Abraham tenía el derecho de aceptar o rechazar a Ismael como un heredero de su fortuna, PORQUE Ismael era hijo de una sirvienta. Es obvio que Ismael había sido aceptado por Abraham como el heredero del clan. Por lo tanto, Ismael debía de habérsele dado los derechos a las riquezas de Abraham que todo primogénito debía tener, y con esto Hagar su madre, también se iba a beneficiar.   

Debido a que Hagar era una esclava, la dueña de la esclava tenía el derecho de darle la libertad en cualquier momento. La esclava Hagar, le pertenecía legalmente a Sara. Cuando Sara fue donde Abraham y le dijo que echara a Hagar y a su hijo Ismael, Sara tenía el derecho legal de hacerlo. Cuando una esclava era dejada en libertad; era la decisión del PADRE dejar que sus hijos se fueran con la madre. Sara NO tenía derecho legal de ordenar que Ismael se fuera junto con su madre….pero ella si podía hacer que Hagar desapareciera. La decisión de Abraham de ordenar que Hagar se fuera no era una que él podía hacer; PERO….la decisión de cumplir los deseos de Sara de que Ismael se fuera con su madre, definitivamente si fue completamente su decisión. Y, cuando el accedió hacer como Sara le había pedido, la herencia de Ismael se fue por un drenaje. Ismael y Hagar, en un momento, fueron de ser pudientes y tener autoridad, a no tener hogar ni dinero.

Esto no era una confusa situación legal que tomó a Abraham  o a los otros por sorpresa; el escenario que leemos aquí es basado en su entendimiento de la ley. Por lo tanto, para confortar a Abraham, Dios en su infinita gracia le promete suplir una porción de tierra como bendición por lo que le había quitado. De la misma manera en que Isaac iba a producir 12 nietos….12 príncipes…. Llamados las 12 tribus de Israel. Ismael también iba ser bendecido con una cantidad igual de príncipes y muchas riquezas. Ismael recibió por provisión de Dios, igual o mucho más que Isaac. La única cosa que Ismael NO tenía era la bendición de Dios de ser el hijo de la promesa. El heredero a la promesa del pacto seria Isaac.

Abraham obedece a Yahweh, y envía a Hagar y a Ismael lejos. Esto debió de haber herido inmensamente a Abraham. Él amaba a Ismael; el por 13 años vio a Ismael como su único hijo amado. Yo no sé cómo él pudo hacerlo.

Al borde de morirse  de sed, se nos dice en el verso 17 que Mal’ach Elohim llama a Hagar: literalmente, Mal’ach Elohim quiere decir un mensajero de Dios. En este caso era un mensajero angelical, o era Dios Mismo. Date cuenta, que este mensajero no se le apareció anteriormente a Hagar….el simplemente llamó a Hagar desde los cielos. No hay nada que hable sobre una aparición. Date cuenta que se nos dice “Dios” (Elohim) escuchó el llanto de niño… no el llanto de la madre. Y, luego el mensajero de Dios dice que Dios ha escuchado al niño, y en los próximos versos dice, “yo voy hacer de él una gran nación”.   

Al igual que con los 3 visitantes que vinieron a ver a Abraham unos cuantos capítulos atrás, este encuentro es misterioso. ¿Era acaso un ángel o era Dios? Los ángeles usualmente hacen ver claro que ellos están llevando a cabo las órdenes de Dios; pero aquí el mensajero dice “yo voy hacer de Ismael una gran nación”. Yo no sé la contestación, pero mi opinión es que ciertamente fue una manifestación de Dios….pero en qué forma fue, es difícil de confirmar.                                                                                                                                                                       

Hagar abre sus ojos, llenos de polvo, arena y lágrimas, y ve un pozo de agua que milagrosamente apareció, y la mamá y el hijo se salvan. Una promesa es hecha  que Ismael sería un padre de una gran nación. Esto es realmente  un recordatorio de un compromiso previo con Ismael, sin duda alguna por el bien de Hagar. Pero date cuenta que NO hay ninguna promesa de tierra; solo una nación. Y, para estar claro, en términos Bíblicos las naciones no tienen nada que ver con la tierra o territorio, eso tiene que ver con grupos.

Luego del dramático rescate  y promesa, la narración nos dice que Ismael y Hagar llegaron a ser habitantes del desierto. Ellos vivían en el desierto de Paran: eso es una área entre la parte sur del Mar Muerto hasta más o menos la mitad de la Península del Sinaí, y hacia el este de la área que un día llegaría a conocerse como Midian; o generalmente, como la Península Árabe. Claro que esto es una área que pronto se convertiría en la raíz de las naciones hebreas, pero la gente que vive en Paran serian lo que nosotros llamamos ahora los Beduinos, los árabes.

Ahora,  yo no quiero entrar en la próxima fase del capítulo 21 hasta tanto no saquemos unas indiscutibles y obvios paralelos entre Isaac….el hijo de la promesa….y el Mesías, el mayor hijo de la promesa.  

Aquí hay unas cuantas a considerar: hubo un tiempo bastante largo entre la promesa de Isaac y lo sucedido. Lo mismo pasa con el Mesías. El nacimiento de Isaac y Yahshua fueron ambos milagrosos: Isaac por la edad de su madre y el vientre estéril, Yahshua porque María era virgen. El nombre de Isaac fue escogido por Dios antes de él nacer, al igual que Yahshua. Dios separó un tiempo designado para el nacimiento de Isaac, de la misma manera que lo hizo para Jesús. Hay otros paralelos que discutiremos próximamente.  

A este punto, el capítulo hace un giro a la relación de Abraham con el rey filisteo, Abimelech. En el verso 20 podemos ver  que Abraham está viviendo en el territorio de Abimelech….el cual había sido ofrecido a Abraham unos cuantos años atrás.

De este punto en adelante podemos ver a un Abraham un poco más fuerte y decidido. Aparentemente con el nacimiento de Isaac, Abraham tiene más confianza en la habilidad del Señor para protegerlo y guardar Sus promesas, y él está más satisfecho que si algo le sucede y el muere, él tiene el heredero más importante, Isaac, que va a poder seguir hacia adelante con las promesas y bendiciones de Dios.  

Había una disputa entre el clan de Abraham, y la gente de Abimelech, sobre unos pozos. Y, el sabio de Abimelech, consciente que Abraham tenía un amigo en los lugares más alto, sencillamente quería resolver el asunto delante de Dios antes de que Dios lo  amenazara. Las negociaciones terminaron exitosamente con la tradicional ceremonia  B’rit (pacto), y Abimelech y su comando militar que habían ido con él, regresaron a Gerar. Luego se nos dice que Abraham permaneció en esa área por un tiempo largo.

  Interesantemente, el área a la cual Abimelech regresó se le es referida aquí como la tierra de los Filisteos. Ahora, si la tierra era habitada por muchos filisteos o si era llamada Filistea es un punto de argumento.

 

Old Testament Bible Study for a New Testament Understanding

 

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887